El Norte de Castilla

Ángel Salamanca posa en el comedor social Siempre Contentos.
Ángel Salamanca posa en el comedor social Siempre Contentos. / A. Quintero

El comedor social de Palencia inicia una nueva etapa

  • El servicio benéfico busca más financiación y nuevos voluntarios

Ángel Salamanca se encontraba en paro en el año 2011 y decidió poner todos sus conocimientos de albañilería y electricidad al servicio de la asociación Virgen de la Soledad para la construcción de un comedor social en la calle Pintor Oliva de Palencia. Cinco años más tarde, y con una situación laboral ya estable, Ángel Salamanca, que ha ejercido siempre como secretario, está a punto de asumir la presidencia tras la renuncia de Pepe Calderón. Su objetivo más inmediato, según asegura, será mantener el centro funcionando como hasta ahora, aportando alimentos a los más necesitados, y sobre todo buscar financiación y voluntarios para atender a las más de 75 personas que cada día acuden allí a comer. «Yo llegué al comedor social dos años antes de que se inaugurara. Estaba en paro y decidí colaborar de forma altruista con su construcción. Me quedé luego como secretario y ahora, después de que Pepe Calderón se marchara, me voy a hacer cargo del comedor y de la asociación Virgen de la Soledad, que lo gestiona», explica.

Pepe Calderón ha sido siempre la cabeza visible de este proyecto, aunque hace algunos meses se trasladó a otra ciudad. «Ahora estamos viendo qué trámites burocráticos tenemos que llevar a cabo para que pueda hacerme yo con la presidencia de forma oficial. Primero necesitamos que él lo deje formalmente, porque tampoco ha formalizado una renuncia que permita nombrar de forma tan fácil una nueva ejecutiva», explica Salamanca. Una vez que se completen estos trámites, el nuevo responsable de la asociación Virgen de la Soledad intentará estrechar lazos con las administraciones y buscar nuevos colaboradores que contribuyan a mantener el comedor social y la nave de alimentos que tienen en el polígono. «Pepe Calderón ha levantado esto, lo ha puesto en marcha, pero ya no está al frente del comedor. Iniciamos otra etapa en la que queremos ponernos en contacto con las administraciones y recordarles la labor social que estamos desarrollando, y que es necesario mantener un comedor social en Palencia porque son muchas las personas que viven una situación de necesidad», explica Salamanca.

El nuevo responsable reconoce que es fundamental contar con el mayor respaldo social posible para poder mantener este servicio, que se nutre exclusivamente de la solidaridad de los demás. Según los datos facilitados por Ángel Salamanca, actualmente la asociación Virgen de la Soledad cuenta con algo más de 70 socios, con cuyas aportaciones económicas se sustenta en parte el servicio que se ofrece a las familias más necesitadas. Además, diariamente acuden entre ocho y nueve voluntarios a preparar las comidas y servírselas a las personas que diariamente acuden a este centro, situado en la calle Pintor Oliva, frente a la iglesia de San José.

Tras un difícil bache en los meses previos a que Pepe Calderón abandonara la ciudad, en la que el futuro del comedor social estuvo en la cuerda floja por falta de recursos, se logró una donación de 24.000 euros por parte de un empresario palentino que ha logrado finalmente salvar el año. «A esta cantidad tenemos que unir otros 10.000 euros que lograron sumar las donaciones de colaboradores y socios para mantener el centro. Sin embargo, se ha tenido que dedicar a pagar el alquiler de la nave que la asociación tiene en el polígono, donde se guardan los alimentos, los recibos de luz y gas y otros gastos corrientes. Veremos a ver si cuando empecemos ahora el nuevo año podemos sacarlo adelante y mantener esos ingresos como hasta ahora. Es importante buscar nuevos socios y colaboradores, que incrementen las aportaciones para hacer frente a todos los gastos, y también en la medida de lo posible más voluntarios que ayuden a mantener el servicio», indicó.

Actualmente, acuden entre 75 y 80 personas de media todos los días al comedor social de Palencia para comer. «Creo que se trata de una cifra importante, que demuestra por encima de todo que estamos hablando de un servicio que es necesario y que todavía hay mucha gente que necesita acudir a este tipo de centros para poder comer cada día. La crisis se mantiene y el panorama no es tan bonito como lo pintan, hay todavía muchísimas situaciones de extrema necesidad», agrega Ángel Salamanca. El responsable en funciones del comedor social Siempre Contentos reconoce además que resulta difícil establecer un perfil del tipo de persona que acude allí a comer. «No se puede hablar de unas características concretas. Tenemos, por ejemplo, desde una niña de tres años que acude al comedor social con sus padres hasta personas de 80 años que necesitan ir allí a comer. Solo tienen en común que están en una situación de necesidad», apunta. No obstante, todos estos planes de Ángel Salamanca se empezarán a poner en práctica una vez que pueda formalizar su cargo como nuevo presidente y, para ello, será necesario que Pepe Calderón, que según asegura su sucesor ha cambiado de domicilio a otra ciudad, tramite la renuncia voluntaria para que la nueva directiva pueda hacerse cargo del comedor social cuanto antes. El objetivo del nuevo responsable es poder tramitarlo a comienzos de año, en el mes de enero.