El Norte de Castilla

Baquerín de Campos avanza en la recuperación de espacios medioambientales

Voluntarios de Aldama, en una plantación anterior en la ribera del Valdeginate.
Voluntarios de Aldama, en una plantación anterior en la ribera del Valdeginate. / EL NORTE
  • La asociación Aldama organiza dos jornadas de plantación de árboles para recuperar el bosque de ribera del arroyo Valdeginate

La Asociación Aldama, junto con una treintena de voluntarios procedentes del centro para la atención en toxicomanías y alcoholismo que la asociación gestiona en la localidad de Baquerín de Campos, plantará árboles y arbustos autóctonos y propios del bosque de ribera terracampino durante este lunes y martes.

Aldama trabaja por tercer año consecutivo en el desarrollo de este proyecto de recuperación del bosque de ribera en diferentes tramos del arroyo Valdeginate a través del Programa de Voluntariado Ambiental 2016 y con el apoyo técnico y económico de la Fundación Caja de Burgos-Obra Social la Caixa.

La experiencia dentro del Programa de Voluntariado Ambiental de Fundación Caja de Burgos-Obra Social la Caixa ha dado resultados «muy satisfactorios, tanto en lo ambiental como en lo personal», y aseguran que «el proyecto ha contribuido a la recuperación del bosque de ribera dentro de la comarca de Tierra de Campos» y que ya son «más de 1.000 árboles y arbustos los que han plantado en la ribera del Valdeginate a lo largo de estos últimos tres años», además de haber realizado durante los veranos «riegos puntuales y diferentes trabajos de mantenimiento para garantizar la supervivencia de los árboles plantados».

Por otro lado, desde Aldama afirman que «este tipo de actividades repercuten muy positivamente en el desarrollo de los programas terapéuticos que llevan a cabo con sus pacientes» y que «facilitan el contacto con la naturaleza y la creación de alternativas de ocupación del tiempo libre».

La asociación también ha destacado que «la importancia ecológica de estos ecosistemas reside en el aporte de refugio y alimento a la fauna local; sirven de conexión entre los diferentes hábitats actuando de corredores verdes; diversifican el paisaje y estabilizan los maltrechos cauces y regulan la temperatura del agua aportando sombra a los arroyos».