El Norte de Castilla

La Fiscalía de Palencia pide a un hombre 9,5 años de prisión por abusos sexuales a ocho menores

  • Les enviaba vídeos de sexo, y les pedía tocamientos a cambio de tabaco y dinero

La Fiscalía de Palencia solicita penas que suman 9,5 años de cárcel para un hombre de 65 años, vecino de una localidad del norte de la provincia, por cuatro delitos de abusos sexuales, un delito intentado de agresión sexual, tres delitos intentados de abusos sexuales y un delito de distribución de pornografía infantil presuntamente cometidos sobre ocho menores, así como una indemnización total de 50.000 euros por daños morales.

Los hechos se remontan a 2015, en fechas por determinar pero durante los meses de mayo a octubre de dicho año, cuando el acusado, R. G. G., de 65 años, «con la finalidad de satisfacer sus instintos libidinosos, procedió a granjearse la amistad de jóvenes menores de edad de una localidad del norte de la provincia, donde residen, acudiendo a los centros escolares y a los centros de ocio, donde jugaba al futbolín con ellos», detalla el escrito de acusación del fiscal. «Igualmente, con tal fin, proponía a los menores la compra de tabaco, bebidas alcohólicas o petardos, y les ofrecía viajes en su vehículo por los pueblos circundantes, obteniendo de esa forma los teléfonos móviles de los mismos, con el fin de comunicarse por ‘whatsapp’, concertar entrevistas y contactar con ellos, proponiéndoles en ocasiones acudir a su domicilio», agrega el Ministerio Público en su escrito.

Así las cosas, el acusado, «utilizando la aplicación whatsapp’, procedió en esas fechas a enviar archivos con formato de vídeo que contenían escenas de sexo explícito entre adultos, a ocho menores, de edades comprendidas entre los 13 y los 14 años. Igualmente, aprovechando su mayor edad y la situación de amistad y camaradería creada, en dos días por determinar, uno en mayo y otro en junio de 2015, propuso a uno de ellos, de 14 años, acudir a su domicilio con la estratagema de ofrecerle tabaco. Una vez allí, el acusado le refirió que si quería el tabaco, tenía que dejar que le masturbara, lo que así sucedió en la primera ocasión, procediendo el acusado a tocarle el culo y a besarle, siendo el menor el que procedió a masturbar al acusado en la segunda ocasión, con iguales tocamientos, para acto seguido ofrecerle el tabaco prometido, añade el fiscal.

Tocamientos por tabaco

«En un día por determinar del verano de 2015, el acusado, con ocasión de encontrarse con el menor en la localidad, le propuso tener nuevamente tocamientos en su casa, entregándole 10 euros y tabaco con tal fin, no accediendo el menor. En idéntica situación, un día por determinar, pero pasada la festividad de San Juan de 2015, el acusado propuso a otro menor de 13 años acudir a su domicilio con la estratagema de ofrecerle tabaco, para una vez allí, con ánimo libidinoso, le introdujo en el interior del domicilio, agarrándole del cuello y de la chaqueta, cerrando la puerta e intentando conducirle a su dormitorio, con el fin de atentar su integridad sexual, lo que no aconteció al poder zafarse el menor, con motivo de empezar a gritar este y de que su amigo, otro menor, que le esperaba en la calle, comenzara a tocar insistentemente el timbre de la puerta al oírles», agrega el escrito del fiscal.

«En fecha por determinar de 2013, el acusado, con ocasión de encontrarse en un parque de la localidad con otro menor, con ánimo libidinoso intentó bajarle los pantalones y le tocó los genitales. Asimismo, en fecha por determinar del verano de 2015, con ocasión de un viaje en el vehículo del acusado, este procedió a tocarle la rodilla a ese menor, que reaccionó violentamente al sospechar de las intenciones de aquél», indica el fiscal.

«También el acusado, aprovechando las circunstancias, en fecha por determinar pero próxima a julio de 2015, en sus comunicaciones por ‘whatsapp’ con otro menor de 13 años, en las que de forma reiterada le proponía acudir a su domicilio con fines libidinosos, requerimientos a los que el menor no accedía, consiguió, refiriéndole que de otra forma no obtendría más tabaco y alcohol, que el menor se desnudase y procediese a sacarse una fotografía de sus genitales, enviándosela por la citada aplicación telemática, resultando que la fotografía fue reenviada por el acusado a varios menores por igual medio», detalla el fiscal.

«En idénticas circunstancias, el 27 de julio de 2015, el acusado propuso a tres menores de 14 años acudir en su coche a un club de alterne en otra localidad, con la finalidad de mantener relaciones sexuales con una prostituta, lugar al que llegaron sin que tal circunstancia se realizase al no atreverse los menores.

Desde el 6 de octubre de 2015, el acusado tiene prohibición de acercamiento a los menores y de residir en la localidad.

Temas