El Norte de Castilla

fotogalería

Los numerosos participantes, durante la cata. / Luis Antonio Curiel

Un homenaje al paladar en el Cerrato

  • La Cooperativa del Campo de Baltanás celebra su VI Cata de Productos de la tierra, enmarcada en las fiestas de San Millán

El calendario no da respiro para los vecinos de Baltanás, que recientemente han celebrado su sexta edición de catas de productos de la tierra con la degustación de varios vinos de la Bodega Señorío de Valdesneros, de Torquemada, que estuvieron acompañados por empanadas y dulces elaborados por el Horno del Cerrato, de Villamuriel. Esta cata es el complemento de otros encuentros organizados por la Cooperativa del Campo San Millán, en los que se ha degustado la cerveza ‘Vacceum’, de Venta de Baños; los vinos del Arlanza, de la bodega Señorío de Valdesneros, de Torquemada; los quesos del Cerrato, de Baltanás; las mieles del Cerrato y de la provincia; los dulces de la Panadería-Repostería La Consuelo, de Torquemada; el vino de la Bodega de Remigio de Salas Jalón, de Dueñas, y las catas y postres de la Panadería Gómez, de Ampudia.

Alrededor de medio centenar de cooperativistas y otros vecinos de Baltanás, Cevico Navero, Hornillos de Cerrato, Toquemada, Valdecañas de Cerrato, Villamediana y Villamuriel de Cerrato disfrutaron de la VI Cata de Vinos, Empanadas y Dulces, gracias a la colaboración de la bodega y el obrador cerrateños. Un acto que contó con una nutrida representación de jóvenes de diversos puntos de España, que quisieron conocer los actos festivos en honor a San Millán.

Rosados, tintos y de uva helada

Los asistentes comenzaron con la degustación de un vino en rama rosado de la cosecha de 2016, que ofreció unos aromas y sabores únicos, seguido de un tinto roble de 2013, que fue una añada excelente. El vino elaborado con la uva helada cerró la cata y acompañó los postres. Estos caldos pertenecen a la Denominación de Origen Arlanza, y el enólogo Rubén Montero Merino hizo un magnífico recorrido por la historia de la bodega y de la propia Denominación.

Unos caldos que ya son un referente en el panorama nacional e internacional, como queda patente en los numerosos premios obtenidos a lo largo de su trayectoria y el importante volumen de producción que traspasa las fronteras nacionales con destino a Alemania, Bélgica, Holanda, Suiza y Canadá, entre otros países.

Los cooperativistas pudieron percibir los colores, aromas y texturas de los caldos de esta bodega torquemadense, además de plantear preguntas relacionadas con los vinos, el maridaje y la enología. ‘Amantia’, el vino elaborado con uva de hielo después de la vendimia realizada por la noche a bajas temperaturas, suscitó gran interés entre los asistentes.

De Cecina, lomo y bonito

La cata estuvo acompañada de varias empanadas elaboradas por el Horno del Cerrato. Ángel Gómez y Mariví Montes explicaron la elaboración e ingredientes de este alimento. Los asistentes probaron la de cecina, manzana reineta y pisto y seguidamente degustaron la empanada de jamón york, queso y pimiento. A continuación probaron la empanada de lomo adobado con pimientos y queso, para terminar con la clásica de bonito. Cada bocado se acompañó con los vinos de Señorío de Valdesneros, en un perfecto maridaje.

Horno del Cerrato es una empresa familiar que elabora repostería de forma artesanal con las recetas de la abuela de los actuales propietarios, Ángel Gómez y Mariví Montes. Ofrecen una gama de productos variada y de primerísima calidad con el toque artesano y natural, ya que no llevan ningún tipo de aditivos artificiales. Cada mañana salen de su obrador repostería y empanadas que distribuyen por la capital y otros puntos de la geografía nacional.

Después de la cata, los cooperativistas compartieron una cena de hermandad en La Posada del Cerrato, que se volcó con los preparativos. Como colofón, los comensales degustaron las ‘cerratinas’, acompañadas de natillas y chocolate y regadas con ‘Amantia’.

La junta directiva de la cooperativa, obsequió a Rubén Montero, Ángel Gómez y Mariví Montes con varios detalles conmemorativos del Cerrato. «Catas como las que hemos celebrado nos ayudan a valorar más nuestros productos, a sacarlos ese valor añadido que marca la diferencia. La cata de Vinos, Empanadas y Dulces nos ha sorprendido por todo lo que hemos aprendido y por la extraordinaria calidad de sus productos. Ha sido todo un éxito y la participación ha sido muy numerosa, por lo que seguiremos apostando por este tipo de iniciativas que cada año va en aumento», ha señalado Pablo Calleja, vicepresidente de la Cooperativa.