El Norte de Castilla

Las raíces de Palencia inspiran de nuevo el anuncio de la lotería de Navidad

Antonio, el dueño del bar en el anuncio, frente a Manuel, mientras la clientela festeja el premio, en un fotograma del 'spot' de la loteria de Navidad del 2014.
Antonio, el dueño del bar en el anuncio, frente a Manuel, mientras la clientela festeja el premio, en un fotograma del 'spot' de la loteria de Navidad del 2014. / EL NORTE
  • El guionista, el mismo de los tres últimos spots, recreó en 2014 lo que le sucedió a su tío en el hospital San Telmo, que se quedó sin un décimo del número premiado

La emisión del anuncio de la lotería es de alguna manera el punto de partida de la venta más fuerte del tradicional sorteo del 22 de diciembre. Y, desde que en 2014 se recreara en el bar de Antonio, donde se había guardado un décimo para un cliente habitual, Manuel en el spot, que no había pasado a recogerlo, el anuncio guarda ciertas reminiscencias palentinas.

Juan García Escudero, guionista de los spots, se inspiró en la historia que su tío, el médico palentino Enrique de Soto, vivió en el hospital San Telmo cuando se vendió el tercer premio y él no llevaba ningún décimo. Desde entonces, esa anécdota ha estado siempre presente en los momentos de inspiración de los autores del anuncio.

Juan García Escudero se muestra entusiasmado este año con la historia de Carmina, una maestra jubilada en un pueblo costero de Asturias que, por error de fechas, un día antes incluso de que se celebre el sorteo, cree que ha resultado agraciada. Sus familiares deciden no sacarla del error para no desilusionarla y mantienen unas celebraciones en las que todo el pueblo finge y se involucra. «Creo que ha sido el año en que más hemos logrado plasmar ese mensaje de la ilusión, de compartir, y de que por encima del valor económico de un precio está el valor emocional», indica Juan García Escudero.

El guionista considera que el anuncio logra el reto de invitar a la reflexión y logra enternecer a todos los espectadores, «y si en algo contribuimos a ensalzar los valores navideños, aunque solo sea una vez al año, pues bienvenido sea», resalta Juan García Escudero.