El Norte de Castilla

fotogalería

Escolares de las dominicas, durante el acto celebrado en favor de los derechos del niño. A. Quintero

Palencia defiende los derechos del niño

  • Varios colegios celebran actos institucional en favor de la infancia

En la jornada del 18 de noviembre se celebra cada año el Día Mundial de los Derechos del Niño. En Palencia, ayer se recordó que en 1969 se aprobó la Declaración de los Derechos del Niño para garantizar que en todo el mundo, independientemente de las características sociales y económicas de cada país, todos los menores estén protegidos.

El colegio de Santo Domingo fue el lugar elegido para este acto institucional en el que participó el alcalde, Alfonso Polanco, y el gerente de Servicios Sociales, Eduardo García Brea, así como varios concejales y representantes institucionales. «En este acto representamos a todos los niños y niñas del mundo y recordamos que tenemos derechos y deberes que nos protegen y nos ayudan a crecer como personas libres y responsables». Este fue el encabezamiento del acto a cargo de los escolares de Dominicas, que proyectaron también una canción sobre los derechos del niño.

Los alumnos de Secundaria se encargaron de la lectura de un manifiesto que han elaborado en clase y que defiende, por encima de todo, que el mayor derecho es el de «ser un niño». Esto significa que ningún niño debe ser presionado a crecer y madurar rápidamente durante su infancia. Tiene derecho a divertirse, jugar y estar con otros niños.

El segundo es el derecho a crecer en libertad, tanto de opinión, como de vida y de ideas. Hay que dejar fluir la imaginación de los niños sin oprimirla», explicaron. El derecho a una identidad (tener un nombre, apellido y nacionalidad), a la salud, a los cuidados especiales, a tener una familia, con lo que implica de relacionar al niño con una historia, y sobre todo le ofrece la protección, el amor y el cariño de este entorno.

La educación, la protección, el socorro, no ser abandonado ni maltratado y el derecho a un hogar también fueron defendidos por los escolares, que quisieron incidir de forma especial en el derecho de todo niño a no ser discriminado. «Sin embargo el cumplimiento de todos estos derechos parece una utopía. Hay mucha diferencia en el derecho a la educación entre distintos países o en el derecho a la salud. No todos los niños tienen la suerte de acceder a un colegio como todos nosotros, o ir al médico cuando se ponen enfermos». Así quisieron los escolares aportar su granito de arena para conseguir mayor igualdad en el mundo.

Por otra parte, la comunidad educativa del colegio Ave María celebró la segunda carrera solidaria a favor de la infancia. Familiares, maestros y alumnos, desde los más pequeños de Infantil, recorrieron el paseo del Otero en una iniciativa que contó con el aplauso de los vecinos del barrio y estuvo arropada por el director provincial de Educación, Sabino Herrero. Las donaciones que los niños obtengan de sus patrocinadores (el año pasado fueron 1.800 euros) se entregarán a través de Unicef a los niños más necesitados de todo el mundo.