El Norte de Castilla

Profesionales de la fundación y personas con discapacidad, en la fiesta de los homenajeados en los 12 años en entidad.
Profesionales de la fundación y personas con discapacidad, en la fiesta de los homenajeados en los 12 años en entidad. / El Norte

Envejecer de forma activa

  • 23 personas mayores con discapacidad viven en una renovada unidad en San Cebrián

¿Qué será de mi hijo cuando yo no esté? Esta es la pregunta que muchos padres con un hijo con discapacidad se hacen. Y a esta respuesta es a la que siempre ha querido dar respuesta la Fundación San Cebrián hace más de 36 años, ofreciendo servicios que den calidad de vida a las personas y esa tranquilidad a los padres.

Así, la entidad ha presentado este jueves su Unidad de Envejecimiento Activo, que incluye dos viviendas totalmente rehabilitadas (los antiguos chalés), con habitaciones dobles e individuales todas con baño, y espacios diáfanos, luminosos y accesibles. Las dos viviendas tienen una capacidad máxima para 23 personas, que son las que residen actualmente en ellas.

Todos son personas mayores con discapacidad intelectual que, tras haber pasado, en algunos casos, por las secciones de empleo o centros de día y ocupaciones, ahora conviven en un espacio donde pueden desarrollar el autoconcepto de personas mayores y es que «cada uno de nosotros somos conscientes de que nos hacemos mayores porque somos abuelos, cobramos una pensión, vemos cómo nos cuesta hacer más las cosas, pero las personas con discapacidad intelectual no tiene ese concepto y es por ello que en un espacio como éste, tanto ellos como el resto de compañeros pueden llegar a desarrollarle», apuntó el director emérito y promotor del envejecimiento activo en la fundación, Fidel Ramos.

En la Unidad de Envejecimiento Activo, las personas mayores acuden al Taller de Envejecimiento activo, contiguo a las viviendas, donde realizan labores para ejercitar sus manos, cada uno dentro de sus posibilidades. «Pretendemos que en este espacio nuestros mayores no se queden dormidos en una butaca sino que sean capaces de seguir sintiéndose útiles haciendo algo», indicó Raquel Losada, cuidadora, con más de 30 años de experiencia con los mayores.

«Queremos seguir desarrollando el proyecto de envejecimiento en la Fundación San Cebrián y sacarlo a otros ámbitos ya que consideramos que el mantener un envejecimiento activo en las personas con discapacidad es fundamental para nuestro desarrollo», puntualizó la directora de la Fundación San Cebrián, María José Rodríguez.