La placa, con la pintada.
La placa, con la pintada. / A. Quintero

Juan José Cuadros, tapado por una pintada

  • Un 'graffiti' oculta el poema escrito por el poeta palentino dedicado a la calle Árbol del Paraíso

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

La placa realizada por la pintora Ana Arranz en la que se recoge un fragmento del poema de Juan José Cuadros dedicado a la calle Árbol del Paraíso ha aparecido ensombrecida por una pintada. Este rincón, que une las plazas del Cordón y de la Inmaculada, antiguamente llevaba este nombre en honor a un mítico árbol que creció en este lugar.

El Ayuntamiento dedicó en 1999 este espacio a Juan José Cuadros, fallecido en 1990, que también es recordado en Palencia con un monolito y una calle en la zona de la avenida de Madrid. La inauguración de la placa, que se celebró el 10 de abril de 1999 siendo alcalde Marcelo de Manuel, contó con la presencia de la viuda de Cuadros, María Fernández Ayala, de su hija Almudena Cuadros, y dos de los grandes amigos del escritor, los también poetas palentinos José María Fernández Nieto y Marcelino García Velasco. Ese día todos ellos se mostraron especialmente emocionados por este acto, que sirvió para recordar el bello poema de Juan José Cuadros en el que queda reflejado el amor por Palencia que le legó su propia madre.

Los versos reproducidos son: «Aquí dejo una lágrima / que vale por un mar. En esta calle / 'árbol del paraíso' / donde nadie recuerda, ni el herrero ni el cura, / a una muchacha de cabello rubio / y libros bajo el brazo, / de mañana / y al final de la calle».

Ahora, el texto de su poema ha aparecido oculto por las pintadas, aunque no es la primera vez que esto ocurre. El 10 de septiembre de 2001, El Norte de Castilla informaba que el texto apenas podía leerse por el asedio de pintadas.