El Norte de Castilla

Los alcaldes de Palencia afectados por los radares insisten en que sea la última solución

vídeo

Algunos de los alcaldes, durante el encuentro con el delegado de la Junta. / ANTONIO QUINTERO

  • Los regidores exponen al delegado de la Junta que hay medidas de seguridad prioritarias y critican la falta de servicios en sus pueblos

Los alcaldes de los municipios por los que pasan las carreteras la CL-615 y la CL-613 afectados por la instalación de radares de tramo en estas vías se reunieron este martes con el delegado de la Junta en Palencia, Luis Domingo González, para exponerle los motivos de su rechazo a esta medida de control del tráfico. En la reunión, el delegado de la Junta pidió en primer lugar disculpas a los alcaldes por la falta de información n previa, una circunstancia muy criticada por algunos regidores, como el alcalde de Guardo, Juan Jesús Blanco o el de Velilla, Gonzalo Pérez.

Los regidores aprovecharon el encuentro para incidir en sus reivindicaciones y exponer que existen muchas otras medidas que pueden adoptarse para mejorar la seguridad del tráfico. Así los regidores, además de plantear su oposición a las actuaciones que se han previsto basándose en los registros de siniestralidad, no quisieron perder la oportunidad de exponer otras carencias y demandas que pueden paliar la situación. «Agradecemos que velen por nuestra seguridad, pero hay más fórmulas que pueden valer. Vamos a Palencia por obligación, porque no tenemos un especialista o un servicio determinado en nuestros pueblos», explicaba el alcalde de Guardo, quien añadía «además del tiempo que ya nos lleva el viaje, ahora puede costar más tiempo, puntos y dinero», aseguraba.

El regidor guardense explicaba que si mejorarse la dotación de servicios en la provincia, especialmente en la zona norte, no será tan necesario el uso de los vehículos particulares. «Estaría mejor no tener que desplazarse, porque no lo hacemos por gusto», aseguró Blanco.

Entre las medidas que se han trasladado al delegado que, según los regidores, deberían tomarse antes de la implantación de radares se sitúan otras como una mejora del firme, una señalización vertical y horizontal en buen estado y medidas anti-intrusión de animales.

En este sentido, desde la Delegación de la Junta se ha asegurado a los alcaldes que ya está en cartera la mejora del firme, aunque no se puso un plazo, así como la puesta en marcha de medidas anti-intrusión, como rastros de olor de depredadores para ahuyentar la fauna y sensores para que en el momento en que se detecte un animal se enciendan luces que lo ahuyenten. No obstante, los alcaldes han recordado a la administración regional que «en el anterior plan de carreteras estaba recogida la autovía, que nos acercaría verdaderamente a Palencia».

La propuesta final de los regidores fue «que antes hay que tomar verdaderas medidas se seguridad y después, cuando ya esté todo hecho, ya pensaremos en la instalación se los radares», aseguraba Gonzalo Pérez, alcalde de Velilla, que elogió una idea de uno de los asistentes, «que todo lo que se recaude por las multas se revierta en la carretera y en su mantenimiento y seguridad», aunque reconoció que es una utopía. Pérez insistió en que «los radares deben ser la última solución».