El Norte de Castilla

Obligan a una arrendataria en Palencia a devolver a la dueña los derechos de la PAC cedidos

  • El fallo del juzgado considera «obstruccionista» la actitud de la demandada

El Juzgado de Instrucción Número 6 ha dictado una sentencia en la que condena a una mujer, M. C. P. G., a que restituya a la propietaria y al actual arrendatario de unas fincas, M. A. M. G. y J. C. D., respectivamente, ambos representados por el letrado Trinidad Infante, los derechos agrícolas que le fueron cedidos con el arrendamiento de las tierras en 2010, una vez finalizado el contrato de arrendamiento en 2014. La demandada se oponía alegando que no había devuelto los derechos por cuanto se pretendía que fueran entregados a una persona diferente a la propietaria; que no era agricultura profesional y no existía posibilidad legal de entregar los derechos, y que no existía legitimación del codemandante y nuevo arrendatario por cuanto el contrato no se firmó con él.

El fallo del Juzgado Número 6, contra el que cabe recurso de apelación, considera que la «actitud obstruccionista» de la demandada ha impedido al codemandante adquirir la cesión de los derechos junto con las fincas arrendadas.

«Los derechos agrícolas han sufrido un cambio de legislación y de régimen. En 2010 se denominaban derechos de pago único, y en la actualidad, se llaman derechos de pago base. Estos derechos de pago base van unidos al hecho de que el propietario de los mismos tenga la condición de agricultor profesional, mientras que los derechos de pago único estaban ligados a la propiedad.

«En la Junta se previó esta disfunción, otorgando a los titulares de los derechos la posibilidad de poder conservarlos, bien acreditando tener la condición de agricultor profesional, bien realizando una nueva cesión a un nuevo arrendatario con un acuerdo tripartito entre el propietario, el arrendatario antiguo y el nuevo», detalla la sentencia.

«La dueña de las tierras no ostenta la condición de agricultora profesional, pero requerida la demandada para que firmase el acuerdo tripartito, esta se negó alegando que no se los quiere devolver a un tercero y que no se los devuelve a su propietaria , que no es agricultora profesional, lo que supone apropiarse de unos derechos que reconoce que no son suyos pero de los que se está beneficiando económicamente».