El Norte de Castilla

El juicio al acusado de arrollar con su tractor a un operario se aplaza

Acusaciones, defensa y testigos, en el Juzgado Penal.
Acusaciones, defensa y testigos, en el Juzgado Penal. / A. QUINTERO
  • Las aseguradoras recusan a la jueza, que ya juzgó los hechos y le condenó a un año de cárcel y 735.000 euros de indemnización, aunque el fallo se revocó

La vista oral contra un hombre, J. C. C., acusado de un delito de lesiones graves con imprudencia, después de que supuestamente golpeara y arrollara con su tractor a un empleado que quedó en silla de ruedas, y para quien tanto el fiscal como la acusación particular solicitan un año de prisión y una indemnización de 700.000 euros, en el caso del Ministerio Público, y de en torno a 1.200.000 euros en el de la acusación particular, se ha suspendido este martes después de que las compañías aseguradoras del acusado recusasen a la jueza. El motivo de la recusación, sobre la que tendrá que decidir la Audiencia, es que, según los letrados de las compañías, la jueza está «contaminada», puesto que ya juzgó los hechos y dictó una sentencia condenatoria el 19 de junio de 2015 para el acusado de un año de prisión e indemnización de 735.153 euros.

La defensa recurrió esta sentencia y la Audiencia, con fecha del 11 de febrero de 2016, la revocó para dar oportunidad a los alegatos de las aseguradoras sobre la posible cobertura del riesgo, obligando a repetir el juicio, y los letrados de estas compañías decidieron ayer recusar a la jueza al haber visto ya los hechos.

Los hechos se produjeron en la localidad de Villamoronta y se remontan a las 12:30 horas del 16 de febrero de 2013, cuando el acusado, dueño de una explotación agrícola familiar, y el trabajador, E. C. G., volvían de recoger leña para el invierno. Según defiende la acusación particular, el operario, que estaba sin asegurar, se bajó del tractor para descargar y se distrajo un momento, de modo que el conductor, al dar marcha atrás, le pilló entre el tractor y el remolque, golpeándole en la cabeza con la rueda y rompiéndole después la cerviz. Por su parte, la defensa del acusado insiste en que el trabajador se cayó de lo alto del remolque, puesto que el tractor no estaba en marcha.