El Norte de Castilla

El padre de opositor venezolano pide en Palencia que la comunidad internacional «no haga la vista gorda»

Leopoloo López Gil, en el centro, entre Carlos Payá y Regis Iglesias, en la III Escuela de Formación de Nuevas Generaciones.
Leopoloo López Gil, en el centro, entre Carlos Payá y Regis Iglesias, en la III Escuela de Formación de Nuevas Generaciones. / ANTONIO QUINTERO
  • Leopoldo López Gil participa en la III Escuela de Formación de Nuevas Generaciones

Leopoldo López Gil, padre del opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, ha pedido a la comunidad internacional que «no haga la vista gorda» y obligue a su país a cumplir los derechos fundamentales, ya que necesita «retornar» al respeto constitucional y a la democracia. López Gil ha participado este sábado en Palencia en la III Escuela de Formación de Nuevas Generaciones del PP junto a los opositores del régimen cubano Carlos Payá y Regis Iglesias, y al refugiado cristiano iraquí Raad Salam, en una mesa sobre el estado de las libertades en España y en el mundo que ha moderado el director general de la Policía, Ignacio Cosidó.

Ante un centenar de jóvenes procedentes de distintos puntos de España, López ha hablado sobre el significado de «la pérdida de libertad» en países como Venezuela, a través de su propia experiencia personal y la de su hijo. «Una dolorosísima experiencia familiar por el simple hecho de tener principios, valores e ideales políticos que difieren del régimen que administra el Gobierno venezolano», ha explicado minutos antes de intervenir en la mesa redonda.

López ha defendido que Venezuela necesita «retornar» a la democracia y al respeto constitucional que hoy no existen, y a una autonomía de poderes que tampoco existe y que es la base de la democracia. Por eso, ha pedido a la comunidad internacional, a países como España, a toda la Unión Europea y a Estados Unidos, que ayuden a que en Venezuela se respeten los derechos humanos, porque es una obligación que se recoge en todos los tratados internacionales.

En este sentido, López ha considerado que hasta ahora la comunidad internacional «ha hecho mucho la vista gorda» y «oídos sordos», especialmente en Latinoamérica, donde muchos países, sobre todo los de la comunidad del Caribe, siguen respaldando al gobierno de Nicolás Maduro. «Venezuela ha ido comprando la conciencias y los votos de los países del Caribe de una forma maquiavélica, a través de la venta simulada del petróleo», ha añadido. Ha asegurado que el problema más grande de Venezuela es «la corrupción» que se ha instalado en el país durante los últimos 17 años.

«En España se habla de que alguien se benefició de un contrato, pero en Venezuela cuando se habla de corrupción, estás hablando de miles de millones de dólares robados», ha precisado. Preguntado por cómo afectaría el resultado de las elecciones en Estados Unidos en caso de que Donald Trump fuera elegido presidente, Leopoldo López ha asegurado que «el único resultado» que les beneficiaría es que «elijan a un presidente que respete la constitución americana, que sea un demócrata y un ejemplo para el mundo».