El Norte de Castilla

Un tren a su paso por la estación de Palencia.
Un tren a su paso por la estación de Palencia. / A. Quintero

Los asuntos pendientes de Rajoy en Palencia

  • A las autovías y los trazados viarios se unen proyectos sin concluir como La Tejera o la reforma del Pabellón

Si difícil ha resultado lograr los apoyos (o las abstenciones) necesarios para sacar adelante la investidura no le va a resultar al nuevo Gobierno menos complicado lograr que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado para 2017. Primero, porque la búsqueda de aliados parlamentarios volverá a convertirse en una odisea propia de los textos homéricos, y después porque, cuando se tengan que poner al día con todos los proyectos que han quedado pendientes en este año de interinidad, el listado resultará de vértigo.

Solo en la provincia de Palencia, los proyectos paralizados o que han quedado en el olvido, ya no solo por el parón político de los últimos meses, sino también por la grave crisis económica, suponen un montante prácticamente inasumible para ninguna administración, con lo que el repaso general por toda la geografía española puede llevar al infarto al próximo ministro de Fomento.

Una vez completada la gran inversión para la provincia de Palencia, que era la línea de alta velocidad entre León y Madrid, las partidas presupuestarias para el tren se han ido reduciendo considerablemente, aunque todavía quedan pendientes obras importantes. Por un lado, la alta velocidad a Francia, que debe unir Valladolid y Burgos y que atraviesa la provincia, pero no tiene parada en la capital y previsiblemente tampoco en Venta de Baños. Los trabajos están ya avanzados, pero aún lejos de terminar. Mientras, en Cantabria siguen esperando con ansiedad la prometida línea de altas prestaciones. El Ministerio de Fomento anunció en 216 que este año se destinarían 1,5 millones para estudios y proyectos, en un convenio con la Universidad de Cantabria, pero no ha habido avances.

Pero además del ferrocarril, hay también pendientes otros importantes proyectos de infraestructuras de comunicación. La provincia sigue esperando el inicio de las obras de la autovía entre Aguilar y Burgos (A-73), que para este año, en diferentes tramos, se han presupuestado 6 millones de euros, de los que algunos ya han comenzado a gastarse. Sin embargo, no hay perspectivas tan halagüeñas para la autovía a Benavente (A-65), que debería sustituir a la Nacional 610. Esta autovía duerme en los laureles desde hace años, aunque sigue apareciendo en los documentos presupuestarios, como una tibia esperanza de futuro. Ya se verá para 2017. En cuanto a las autovías, el proyecto más anhelado en los últimos años es la construcción de un tercer carril en la A-62 (Autovía de Castilla), en el tramo que va desde Tordesillas a Venta de Baños. Se han presupuestado partidas para la elaboración de los proyectos y los estudios previos, pero todavía es una proyecto incipiente, que no termina de arrancar.

Otra obra pendiente, sobre la que se esperan algunas noticias con el nuevo Gobierno es el nuevo acceso rápido a la ciudad desde la autovía de Cantabria (A-67), que conectará con el polígono industrial. Hay presupuestados este año más de un millón de euros y es una de las demandas más firmes del Ayuntamiento de Palencia, pero que también ha quedado bloqueada.

El caso de La Tejera, aunque pueda parecer irónico parece más fácil de resolver, ya que durante este año se ha tramitado la elección del nuevo diseño del edificio y se ha acordado, mediante un concurso de ideas, la contratación con una unión de estudios de arquitectura de Madrid. Estaba previsto que antes de que acabase el año se licitase la ejecución de las obras, la interinidad del ejecutivo parece haber bloqueado el proceso administrativo.

Otro gran proyecto pendiente, para el que también se cuenta con la financiación del Estado es la ampliación del Pabellón de Deportes Marta Domínguez. En principio, el Ayuntamiento decidió asumir en solitario el gasto con los remanentes del pasado año. Sin embargo, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, comprometió la colaboración económica de su departamento, por lo que se espera que en 2017 puedan llegar fondos estatales para este proyecto que se debe ejecutar a partir de mayo, cuando finalice la liga de baloncesto.

Pero al margen de trenes y carreteras y de estos proyectos concretos en edificios emblemáticos, el Estado mantiene también en estos momentos importantes obras de mejora en la Audiencia Provincial, que al estar ya en un avanzado estado ejecución no parecen haberse visto afectadas por la interinidad del Gobierno, al igual que los proyectos en la mejora de la red de regadíos y en los cauces fluviales en la cuenca del Duero.

Todas estas actuaciones son extractos de anteriores presupuestos estatales que siguen sin cumplirse en la provincia de Palencia, por lo que ahora queda ver la urgencia que el nuevo Gobierno que presidirá Mariano Rajoy imprime a todos estas demandas pendientes.