El Norte de Castilla

Los enterramientos en las fosas comunes de Palencia se dispararon con la crisis

Numerosos palentinos acudieron ayer a limpiar tumbas en el cementerio.
Numerosos palentinos acudieron ayer a limpiar tumbas en el cementerio. / MARTA MORAS
  • La estadística funeraria del Ayuntamiento revela que 2013 fue el peor año, con una fuerte caída en la compra de sepulturas

Los datos estadísticos en el ámbito funerario del año 2013 revelan que fue este el momento de mayores dificultades económicas para los palentinos. Se aprecia claramente en registros como el de las concesiones de sepulturas o los enterramientos en común.

Curiosamente, 2013 fue también el año que mayor número de inhumaciones se registraron en el cementerio municipal de Nuestra Señora de los Ángeles en los últimos años, elevándose a 564, una cifra mucho más cercana a las de décadas anteriores que las que se registran en la actualidad, dado que los enterramientos en el camposanto municipal han ido cayendo para situarse en torno a los quinientos o incluso por debajo.

Resulta más llamativa la cifra de enterramientos en común del año 2013, ya que la cifra se situó en 39, cuando históricamente ningún año había superado los quince, a excepción del año anterior, en que fueron 16. Ya en 2014, los enterramientos en los nichos comunes del Ayuntamiento bajaron a 6; en 2015, a 5 y en 2016, se mantienen en 8.

Los enterramientos en común se destinan a las personas que no tienen recursos para afrontar el gasto que conlleva una sepultura. En muchos casos, se trata de transeúntes, personas sin hogar, que fallecen en las calles palentinas, pero también vecinos de la capital, cuyas familias no pueden afrontar el desembolso que conlleva la concesión de una sepultura y optan por enterrar a su familiar en uno de los nichos comunes con los que cuenta el Ayuntamiento de Palencia. En estos momentos, la ciudad dispone de 22 enterramientos comunes vacíos para afrontar las necesidades que se vayan produciendo.

En cuanto a las concesiones de sepulturas, las dificultades económicas por las que atravesaron los ciudadanos de Palencia en el año 2013 también quedan claramente reflejadas. Ese año, la demanda de sepulturas y nichos cayó a 39 peticiones, cuando lo habitual era que se situaran en torno a las setenta. Tras esta notable caída, los datos se fueron recuperando al año siguiente, cuando las concesiones se elevaron a 61 y el nivel se ha mantenido desde entonces.