El Norte de Castilla

El obispo de Palencia arropa al arzobispo de Burgos en la recepción del palio

De izquierda a derecha, el palentino Luis Argüello (auxiliar de Valladolid); Juan Carlos Elizalde (Vitoria); Luis Ángel de las Heras (Mondoñedo-Ferrol); Manuel Herrero (Palencia) y Arturo Pablo Ros Murgadas (auxiliar de Valencia), el mes pasado en Roma en el curso de nuevos obispos.
De izquierda a derecha, el palentino Luis Argüello (auxiliar de Valladolid); Juan Carlos Elizalde (Vitoria); Luis Ángel de las Heras (Mondoñedo-Ferrol); Manuel Herrero (Palencia) y Arturo Pablo Ros Murgadas (auxiliar de Valencia), el mes pasado en Roma en el curso de nuevos obispos. / EL NORTE
  • Manuel Herrero asiste a la ceremonia en la que el nuncio del Papa impone el distintivo, que se trata de una banda

El nuncio de Su Santidad en España, Renzo Fratini, impondrá este viernes al arzobispo de Burgos, Fidel Herráez Vegas, el palio arzobispal, un distintivo que solo portan los arzobispos y que es símbolo de la comunión de estos con el Papa.

Será en el marco de una celebración eucarística en la que participarán, además, los pastores de las diócesis sufragáneas de la provincia eclesiástica de Burgos: los obispos de Palencia, Bilbao y Vitoria y el administrador diocesano de Osma-Soria, que en la actualidad carece de obispo.

El palio es una banda de lana virgen de seis centímetros de ancho, cosido de forma circular y que se coloca sobre los hombros de los arzobispos. Cuenta además con dos tiras de lana que cuelgan sobre el pecho y la espalda y está adornado con seis cruces bordadas en seda negra.

Se trata, pues, de un distintivo litúrgico cuyos orígenes se remontan al siglo IV y que es símbolo de la comunión que existe entre los arzobispos y el obispo de Roma, además de significar la misión de los obispos como Buen Pastor que lleva en hombros a sus ovejas.

Monseñor Renzo Fratini impondrá el distintivo al arzobispo al comienzo de una celebración eucarística que presidirá el propio arzobispo burgalés y en la que concelebrarán los pastores de las diócesis sufragáneas de Burgos.

Y es que un arzobispo es un obispo que preside una archidiócesis, es decir una diócesis que encabeza una provincia eclesiástica o conjunto de diócesis -a las que se llama sufragáneas- que dependen de ésta desde el punto de vista administrativo y canónico. Burgos es archidiócesis desde el año 1574 y por eso, el pastor de la Iglesia burgalesa recibe el título de arzobispo.

De ella dependen otras cuatro diócesis cuyos regidores acudirán a la ceremonia de imposición del palio. Son Manuel Herrero, obispo de Palencia; Mario Iceta, obispo de Bilbao; Juan Carlos Elizalde, obispo de Vitoria, y Gabriel-Ángel Rodríguez, administrador diocesano de Osma-Soria por carecer en la actualidad de obispo.