El Norte de Castilla

Los servicios sanitarios suben a una camilla a la mujer atropellada el pasado día 10 en la calle Gil de Fuentes.
Los servicios sanitarios suben a una camilla a la mujer atropellada el pasado día 10 en la calle Gil de Fuentes. / José María Díaz

Palencia registra 26 atropellos este año

  • Los siniestros han dejado en la capital cuatro heridos graves y 19 leves

El último atropello en la ciudad se produjo sobre las 20:30 horas del pasado día 13, cuando una mujer resultó herida en el Paseo de la Julia. Tres días antes, el pasado día 10, sobre las 10:00 horas, otra mujer resultó herida en un atropello, esta vez en la confluencia de la calle Gil de Fuentes con la plaza de Isabel la Católica. Es el goteo que no cesa, ese grifo abierto de accidentes que no se cierra y que alarma cada vez más a la capital palentina. «Los atropellos a peatones constituyen uno de los tipos de accidentes más frecuentes y más graves sufridos en las zonas urbanas tanto en nuestra provincia como en el resto del país», señala el jefe provincial de Tráfico, Fernando Alonso, que recurre a la estadística para apoyar esta afirmación. Y es que en este año se han producido ya 26 atropellos en la ciudad, con cuatro heridos graves y 19 leves. Por debajo todavía de los 44 contabilizados en todo 2015 –con una persona herida grave y 38, leves– y también de los 34 registrados en todo 2014 –con un fallecido, tres heridos graves y 27 heridos leves–, pero con cifras que no mueven al optimismo.

«Con frecuencia, los peatones más atropellados suelen ser menores de edad y personas mayores», agrega Fernando Alonso, que recuerda cómo en este año ha habido un atropello mortal en la provincia, el ocurrido el pasado 22 de julio en una calle de Dueñas, cuando un vehículo arrolló a un hombre de 88 años en el cruce de la avenida de Valladolid con la de Abilio Calderón en esta localidad. El peatón murió horas después en el hospital, en uno de los 41 atropellos ocurridos en lo que va de año en la provincia, con esa víctima mortal y con seis heridos graves y 29 leves como negro balance.

Tampoco las cifras de atropellos en la provincia son asumibles. Si en este año se han contabilizado ya esos 41 accidentes, en 2015 hubo 56 –sin fallecidos pero con ocho personas heridas graves y 29 leves– y en 2014, un total de 45 –con tres muertos, seis heridos graves y 37 leves–. «La responsabilidad de estos accidentes pueden corresponder al peatón, al conductor o, en ocasiones, también puede corresponder a ambas partes de forma compartida», apostilla el jefe provincial de Tráfico, que hace hincapié en que el Reglamento de Circulación contiene las normas básicas de obligado cumplimiento, para que ni los conductores ni los peatones provoquen atropello.

«Conocemos estas normas pero las incumplimos con frecuencia, porque, probablemente, nos creemos invulnerables e inmortales. Debido a un defecto de miopía congénita, tememos más la sanción que nuestra propia defunción», apostilla el jefe provincial de Tráfico, que incide en cómo las ciudades líderes en seguridad vial están luchando «para liquidar» el sistema de movilidad centrado en el uso del vehículo particular propio del siglo XX.

«En su lugar aspiran a implantar un sistema de movilidad sostenible, es decir, un sistema apoyado en una movilidad segura, limpia y eficiente. Por ello, promocionan el transporte público, los desplazamientos en vehículos eléctricos, en bicicleta o a pie, peatonalizan calles y limitan en todo lo posible las velocidades, extendiendo las zonas con velocidad limitada a 30 kilómetros por hora», concluye Fernando Alonso.

Temas