El Norte de Castilla

Reparto de lentejas, en el supermercado de Cereaduey.
Reparto de lentejas, en el supermercado de Cereaduey. / Marta Moras

Cereaduey apoya a Cáritas con una degustación solidaria de lentejas

  • El supermercado del grupo alimentario Agropal reparte más de 1.500 raciones y consigue 1.600 euros

Cereaduey repartió ayer las 1.500 raciones de lentejas que había preparado en una nueva actividad solidaria, en la que logró recaudar mas de 1.600 euros para Cáritas Diocesana. Pese a la amenaza de lluvia, el presidente del grupo alimentario Agropal, Lucas Ferreras Zamora, explicó que se lograron vender 1.500 papeletas al precio de 1,10 euros en el supermercado situado en la calle Francia, donde a partir de las 13:00 horas se ofreció la degustación de esta legumbre.

«Estamos muy satisfechos porque con este tipo de iniciativas solidarias lo que buscamos es de alguna forma es contribuir con la sociedad palentina y aportar nuestro granito de arena a esa ciudad que también confía en Agropal y compra habitualmente en nuestros supermercados», agregó Lucas Ferreras Zamora.

La paellada solidaria que siempre se desarrolla en junio, las campañas navideñas y las entregas periódicas de alimentos a algunas organizaciones completan esa programación solidaria de Agropal, que en la convocatoria de ayer ha tenido además un tinte especial.

«Se ha servido la lenteja pardina IGP Tierra de Campos, de la marca Agropal, acompañadas de agua y pan, y en un cuenco de barro, como se comían habitualmente. Además de ese objetivo solidario que hemos perseguido, también se ha querido potenciar entre los consumidores este producto que cobra especial importancia en el Año Internacional de las Legumbres. Hemos querido divulgar sus beneficios, teniendo en cuenta además que Agropal incluye a varias de las cooperativas que se dedican a sus producción y que trabajan por ofrecer el mejor producto, como están reconociendo los sellos de calidad», indicó el presidente de Agropal durante la degustación.

La amenaza de lluvia restó quizás algo de ambiente en la explanada ante el supermercado donde se celebró la degustación, pero no redujo las ventas, ya que fueron varios los vecinos que decidieron llevarse a sus casas las lentejas, que se vendían a un precio simbólico, para cumplir ese doble objetivo de degustar un producto de calidad y colaborar a la vez con Cáritas.