El Norte de Castilla

Los jesuitas mantienen su plan de dejar Palencia a medio plazo
/ Residencia de los jesuitas en Palencia. Merche de la Fuente/El Norte

Los jesuitas mantienen su plan de dejar Palencia a medio plazo

  • La reducción de religiosos y de población en el centro de la ciudad y el coste de mantener los edificios son las razones de la medida

El 25 de mayo de 2013, El Norte de Castilla publicaba que la comunidad de la Compañía de Jesús en Palencia dejará la gestión de la iglesia de San Francisco y abandonará la ciudad en un plazo de cinco años, «puede que algo menos». Más de tres años después, los jesuitas mantienen esta idea, que llevarán a cabo a medio plazo.

La Compañía de Jesús se encarga de la iglesia de San Francisco, que no es parroquia, desde 1878 por decisión del Obispado para compensarle por el patrimonio que perdió con su expulsión: la Virgen de la Calle y el seminario, aunque entonces había otro edificio de formación que se derribó para construir el actual.

Las razones por las que los jesuitas dejarán Palencia son varias. San Francisco es un templo de culto enclavado en una zona envejecida y tiene varias parroquias a su alrededor que pueden suplir la labor espiritual que ejercen los religiosos. «No hay futuro para tener la iglesia abierta», explica Eusebio Gil, superior de Palencia. A ello hay que unir el descenso de religiosos y la ausencia de renovación.

En la actualidad residen diez jesuitas –hace tres años, uno más–. «La orden sufre ahora la caída de vocaciones que hubo entre 1975 y 1985. Ahora somos siete sacerdotes y tres hermanos, casi todos mayores, pero mientras podamos mantener dignamente el servicio espiritual en San Francisco, aquí estaremos, pero a medio plazo nos tendremos que ir», matizó.