El Norte de Castilla

Desarticulada una banda de albaneses y rumanos asentados en Madrid que robaron en Palencia

La Policía Judicial, en la operación.
La Policía Judicial, en la operación. / EL NORTE
  • Se le atribuyen 28 delitos de robo con fuerza en diez provincias

La Guardia Civil desarticula un grupo criminal itinerante de ciudadanos albaneses y rumanos, asentados en Madrid, especializados en la comisión de robos en viviendas unifamiliares. La operación Palmirador culmina con la detención de cuatro personas (tres hombres y una mujer) e investigados otras seis (cuatro hombres y dos mujeres), de nacionalidad albanesa y rumana, como presuntos autores de 28 delitos de robo con fuerza, cometidos en diez provincias de la geografía española.

El material sustraído era joyas de gran valor económico y dinero en efectivo, obteniendo unos ingresos de casi 100.000 euros.

A principios del mes de noviembre del pasado año, se produjo un robo en una vivienda situada en una Urbanización de Grijota (Palencia), donde autores desconocidos, tras forzar una ventana de la cocina, accedieron al interior, apoderándose de joyas de gran valor y dinero en efectivo.

Por todo ello, en el marco de la Operación Palmirador se iniciaron las correspondientes investigaciones por parte del Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Palencia.

Para cometer los hechos los autores no dudaban en acceder a fincas privadas, forzando candados o causando daños en las vallas que delimitan la propiedad, como ha quedado demostrado a lo largo de la investigación.

Tras un exhaustivo análisis del modus operandi de los ilícitos investigados, la Guardia Civil determinó que estaba ante un grupo criminal especializado en la comisión de robos en viviendas, con una gran movilidad por toda la geografía española, con base en Madrid y Torrejón de Ardoz, desde donde se desplazaban para cometer los robos, llegando a realizar más de 800 kilómetros.

El grupo se encontraba plenamente organizado, repartiéndose las tareas entre sus integrantes.

Durante las tres fases de explotación de la Operación Palmirador, se procedió a la detención (meses de julio y agosto del presente año), de cuatro personas (tres hombres y una mujer), y en el presente mes de octubre a investigar a otras seis (4 hombres y 2 mujeres), los cuales formaban parte de la organización criminal, ahora desarticulada.

El grupo criminal tenía su residencia en Madrid y Torrejón de Ardóz, lugares donde fueron detenidos, estando entre éstos el jefe de la organización.

El destino de las joyas sustraidas era el extranjero.

Las diligencias instruidas junto a los detenidos y efectos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Palencia, remitiendo copia de las actuaciones a los juzgados implicados.