El Norte de Castilla

Aclad ha atendido este año en Palencia a 105 hombres y mujeres que ejercen la prostitución

Club de alterne ubicado en una de las carreteras de la provincia de Palencia.
Club de alterne ubicado en una de las carreteras de la provincia de Palencia. / ANTONIO QUINTERO
  • La asociación desarrolla un programa sanitario y social con trabajadores del sexo que van a su sede o con los que contactan en clubes y pisos

Cuantificar la cifra de personas que ejercen la prostitución en Palencia es realmente difícil, dado el turbio y secreto mundo que rodea al oficio más antiguo del mundo. No es fácil tampoco llevar a cabo una estimación, nadie que se dedique a comerciar con su cuerpo es propenso a participar en encuestas, estudios o informes y asentir con la cabeza. Sí hay al menos estadística sobre los hombres y mujeres que ejercen la prostitución en la provincia y que han recibido algún tipo de atención sanitaria o social por parte de Aclad, asociación castellana y leonesa de ayuda al drogodependiente que cifra en 105 las personas que practican la prostitución y que han participado en el último año (desde octubre de 2015 hasta ahora) en el proyecto LUA de atención a trabajadores del sexo. Aclad detectó cómo muchas de las personas que tenían problemas con las drogas estaban relacionadas con la prostitución, bien porque a través del sexo lograban dinero para pagar su consumo de estupefacientes, bien porque caer en este sórdido mundo llevaba aparejado el coqueteo con las drogas.

Aclad desarrolló el proyecto LUA en 2005, y desde entonces presta su ayuda a los hombres y mujeres que ejercen el oficio y con los que traba contacto de dos formas:bien porque los trabajadores del sexo acuden a su sede, en la calle Las Acacias, 2, bien porque los trabajadores de Aclad se desplazan a sus lugares de trabajo con el fin de proporcionarles toda la ayuda posible. Así, Aclad trabaja con los trabajadores del sexo en una cuádruple vertiente: la prevención, con la entrega de material (tanto preservativos como lubricantes) y los talleres educativos (sobre el uso del preservativo tanto masculino como femenino, pautas de higiene, drogas, salud, enfermedades de transmisión sexual o resolución de conflictos);la atención médica; el apoyo psicosocial y, por último, la asesoría laboral.

«Nos cuesta mucho entrar en los pisos, no tanto en los clubes porque al ser Aclad una ONG, su prioridad es la salud, no la investigación», hace hincapié Elena Enjuto, educadora social de Aclad. «El 65% trabajan en pisos, y el 14,6%, en clubes tanto de ciudad como de carretera», señala Elena Enjuto, que destaca cómo, en la provincia de Palencia, un total de 30 personas que ejercen el oficio han recibido atención médica este año por parte de un facultativo y de una enfermera de Aclad (análisis de sangre, citologías, papiloma humano, vacunación, consultas...).

«32 personas han participado en talleres educativos, y cuatro han recibido información sobre recursos sociales, ya sea empleo, vivienda, regularización de papeles...», incide Elena Enjuto, que hace un esbozo de radiografía de los trabajadores del sexo en la provincia y la comunidad. «La edad media a la que se inician en la prostitución son los 26,6 años, y las personas que acuden a Aclad llevan ejerciendo el oficio de media 4,8 años, con jornadas de trabajo de doce horas diarias y de 6,8 días a la semana. El 23,6% son españolas; el 20,2%, brasileñas; el 15,7%, rumanas; el 15,7%, colombianas y el 8,9%, de la República Dominicana», agrega la educadora social de la asociación de ayuda al drogodependiente.