El Norte de Castilla

Una segunda piel para el campus de La Yutera de Palencia

Grietas en un edifcio del campus de La Yutera.
Grietas en un edifcio del campus de La Yutera. / Antonio Quintero
  • Las grietas que recorren algunos de los edificios universitarios obligan a levantar una segunda fachada

Todos los campus de la Universidad de Valladolid (UVA) se encuentran en obras, en algunos casos para crear infraestructuras que cambiarán de forma definitiva la fisonomía de los espacios en los que se encuentran, caso de Soria, Segovia o Valladolid. Se trata de proyectos que hace poco parecían inviables por falta de financiación y que ahora, con el nuevo plan de inversiones, están más cerca de ser realidad.

El campus de Palencia tampoco se queda sin sus obras. Aunque en este caso no resulten igual de espectaculares, sí son necesarias. No se deben a infraestructuras novedosas, pero son obras que van a dar una segunda piel a La Yutera. Por segunda piel hay que entender la solución que la Universidad de Valladolid va a aplicar para solucionar el problema de agrietamiento que sufren los edificios departamentales, es decir los que están a ambos lados del aulario. El vicerrector de Infraestructuras de la UVA y profesor palentino, Luis Manuel Navas, insiste en que las grietas obedecen a un problema de asentamiento de los edificios y a la proximidad que el campus tiene respecto al río Carrión, lo que indica un nivel freático elevado.

No obstante, el problema de las grietas no afecta a la estructura, insiste Luis Miguel Navas. Lo ha corroborado una empresa especializada de ingeniería que ha elaborado un informe, cuyo resultado coincide con un anterior estudio elaborado desde la propia Universidad ya hace dos cursos, cuando comenzó a ser visible el problema. El estudio ha concluido también la necesidad de aplicar una especie de segunda piel, una envolvente, que se trata de un recurso arquitectónico común, que se colocará a través de una estructura con perfiles metálicos sobre la que se instalarán unas placas cerámicas. La actuación permitirá tapar esas grietas que afean las fachadas de los dos edificios de departamentos (el de Agrarias, aun siendo el de Educación el más próximo al río).

El problema está en la forma de construcción de los edificios, «que se hicieron correctamente, con un proyecto adecuado y bien desarrollado, pero no se dispusieron por ejemplo unas juntas de dilatación a las que entonces no obligaba la normativa, que es lo que ha derivado en la aparición de grietas, pero insisto en que no hay ningún problema con la estructura, solo es una cuestión que afea la estética», explica Navas. Estas consecuencias en el asentamiento de los inmuebles han acarreado también que algunas puertas y ventanas no cierren bien, ajustes que se realizarán también cuando se acometa la obra.

La Universidad tiene 120.000 euros dispuestos para esta obra en los Presupuestos de este año, aunque el Vicerrectorado de Infraestructuras se encuentra a la espera del proyecto definitivo, la obra va a realizarse. No obstante, desde la Universidad también se valora la posibilidad de no comenzarla hasta pasado el invierno al no ser una actuación de urgencia. En cualquier caso, Luis Manuel Navas insiste que la partida presupuestaria ya está aprobada, por lo que si la obra no comenzara este año, se reservaría para el próximo.