El Norte de Castilla

Javier Fernández, Carmen Amez, Juan Antonio García Fernández y María de Rozas, momentos antes de la rueda de prensa, en la sede de UGT.
Javier Fernández, Carmen Amez, Juan Antonio García Fernández y María de Rozas, momentos antes de la rueda de prensa, en la sede de UGT. / Manuel Brágimo

La nueva Federación de Servicios Públicos de UGT aglutina a un sector con 12.000 trabajadores

  • Juan Antonio García Fernández presenta la única candidatura para la secretaría de la FESP, que unifica Servicios Públicos y Enseñanza

La candidatura de Juan Antonio García Fernández es la única presentada para la secretaría de la nueva Federación de Empleados de Servicios Públicos (FESP) de UGT, que unifica a la Federación de Servicios Públicos (FSP) y la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE). En ella se integrarán también otras federaciones ugetistas del resto de servicios públicos, aunque sean de gestión privada, según ha explicado este jueves la secretaria regional de FESP, Carmen Amez, en una rueda de prensa previa al congreso constituyente.

Esta fusión aglutina a un sector con 12.000 trabajadores, de los que alrededor del 20% son afiliados de UGT, lo que supondría unos 2.400, según indicó Juan Antonio García Fernández. Así, abarca los sectores de enseñanza pública, en los niveles de Primaria, Secundaria, FP, Educación Especial y Universitaria, además de la enseñanza concertada y la privada, incluidas las guarderías. Del mismo modo, se incluyen la sanidad pública y la privada, mutuas, ambulancias, gestión de residuos, limpiezas y gestión del agua, entre otros.

El que con toda probabilidad pasará a presidir la FESP, ha sido secretario de la Federación de la Administración General del Estado y procede del sector de prisiones. El candidato presenta una lista de 14 personas para formar la ejecutiva, de las que 6 son hombres y otras 8, mujeres. «Me presento con todo el compromiso, las ganas y la ilusión para conseguir que la federación sea el mejor instrumento de defensa de los trabajadores», afirmó García Fernández.

Esta es una más de las fusiones que se aplican en la UGT, según las reglas aprobadas en el congreso nacional, que se han ido aplicado en los ámbitos regional y provincial. Uno de los objetivos es que los delegados sindicales dispongan de más horas sindicales, «y llegar lo máximo posible a los trabajadores», señaló Carmen Amez.

A la rueda de prensa asistieron también la hasta ahora secretaria de FETE, María de Rozas, y el que ha sido secretario de FSP, Javier Fernández Miguel.

«Necesitamos una federación más fuerte, porque los asuntos que afectan a los trabajadores cada vez se complican más, indicó Fernández Miguel. Explicó que los servicios públicos cada vez se externalizan más, con contratos a empresas privadas, «que solo buscan la rentabilidad a costa de los trabajadores», y en muchos casos de ámbito nacional, «por lo que se escapan a nuestro control laboral».

Por su parte, María de Rozas expuso que las dos federaciones que se unifican ya colaboraban desde hace años, y esta unión «nos hace más fuertes. Unidos somos más eficaces», subrayó.

Con el proceso de fusiones, la UGT provincial pasa de tener seis federaciones a la mitad.