El Norte de Castilla

Los bomberos de Palencia recomiendan al cabildo catedralicio arreglar la puerta de la que cayó una piedra

Fachada y puerta de los Descalzos de la catedral.
Fachada y puerta de los Descalzos de la catedral. / ANTONIO QUINTERO
  • Solicitan que se valle la zona y se acometa el saneamiento de la fachada, sin actuación aún siete meses después del desprendimiento

Aunque se ha abierto de forma puntual –por ejemplo, el pasado 1 de junio para los medios de comunicación, con motivo de la primera visita a la ciudad de los Reyes de España, don Felipe y doña Letizia, para la entrega de los Premios Nacionales de Cultura correspondientes a las ediciones de 2014 y 2015–, la puerta de la catedral que da acceso al templo desde la plaza de San Antolín quedó cerrada el pasado 7 de marzo tras desprenderse una piedra de la cubierta. El cabildo decidió, por motivos de seguridad, cerrar esta entrada de forma provisional, y pasados siete meses desde el desprendimiento, la puerta sigue cerrada, sin actuación alguna por parte del cabildo, que ha recibido la recomendación de los bomberos de que ponga un vallado y acometa el saneamiento de la fachada cuanto antes para acabar con la inseguridad de otro posible derrumbe.

El desprendimiento no reviste gravedad para el templo, según explicó en su día el canónigo de Patrimonio, Amador Valderrábano. «Ha sido una piedra que ha caído desde la parte alta, pero no ha sido un pináculo ni afecta a ninguna parte artística ni estructural», aseguraba el sacerdote, que añadía que «la catedral goza de muy buena salud» y recordaba que «las cubiertas se encuentran restauradas».

No obstante, después de tomar la decisión de no abrir la puerta, el cabildo encargó a una empresa un estudio para «conocer el estado en el que se encuentra esa zona de donde se desprendió la piedra y que valore si merece la pena un arreglo», especificaba el canónigo, que hacía hincapié en que la causa más probables del desprendimiento fuera el efecto de las cigüeñas y el viento. «Las cigüeñas han hecho mucho daño al edificio, pero tenemos un servicio permanente de mantenimiento que limpia las zonas donde se depositan los residuos de estas aves», señalaba el canónigo de Patrimonio.

«El proyecto de saneamiento de la puerta de San Antolín tiene que aprobarlo la Junta, y verlo también el Ayuntamiento. Tenemos que vallar el acceso y se revisará todo por si hay peligro de desprendimiento de pináculos por efecto de las cigüeñas. Esperamos que se actúe pronto», comentaba ayer el deán de la catedral, Mateo Aparicio, que confía en que la Junta se haga cargo de las obras de saneamiento. «Nosotros solo podemos ayudar. Espero que la Junta no diga que lo hagamos nosotros, porque no podemos, y que tenga en cuenta que la catedral es un atractivo para las visitas de turistas a Palencia», agregaba Aparicio.

El agua de la cripta

Los palentinos no pudieron cumplir este año con la tradición de beber el agua de la cripta de la catedral el día de San Antolín, como viene haciéndose desde hace siglos, porque el servicio territorial de Sanidad informó de que no era apta para la salud por contaminación bacteriana.

Los análisis del agua tomada del pozo de la cripta, realizados por el Laboratorio de Salud Pública del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar determinaron que presentaba importantes niveles de contaminación bacteriana, por lo que no era apta para el consumo humano ya que podía suponer un importante riesgo para la salud pública.

Preguntado acerca de la subsanación del problema, el deán de la catedral, Mateo Aparicio, afirmó que «no urge» y que «no ha habido más pasos» al respecto. «Iremos viéndolo, para que no nos sorprenda el año que viene», agregó Aparicio.