El Norte de Castilla

El consejero de Educación insiste en que los profesores deben reflexionar sobre los deberes

vídeo

El consejero, segundo por la derecha, en la visita a una clase de niños de 4 años. / ANTONIO QUINTERO

  • Fernando Rey visita el centro educativo de Villalobón y preside los actos del 130 aniversario del colegio Jorge Manrique

El consejero de Educación, Fernando Rey, ha asegurado este lunes en Palencia que el documento elaborado por el Consejo Escolar de Castilla y León sobre los deberes es «muy sensato y razonable» y que ahora la Junta de Castilla y León lo hará más «operativo» para proponer recomendaciones a los centros, aunque no serán obligatorias.

MÁS INFORMACIÓN

  • 'Mi cole cumple 130 años'

  • Acto conmemorativo del 130 aniversario del colegio Jorge Manrique

El consejero, que ha visitado las obras de ampliación ejecutadas en el colegio de Villalobón (donde la construcción del área de Primaria y el gimnasio ha supuesto una inversión de 1,26 millones de euros), ha alabado la capacidad de los representantes de la comunidad educativa para alcanzar un acuerdo sobre los deberes, «algo inédito en toda España», ya que «una vez más hemos sido capaces de hablar sobre un tema que tiene aristas».

El Consejo Escolar de Castilla y León, que reúne a representantes de padres, profesores, administración y sindicatos, es la institución que debe plantear las posibles soluciones a este debate sobre las ventajas e inconvenientes de los deberes, según ha recalcado el consejero. En cualquier caso, ha insistido en que en Castilla y León «no tenemos un problema de deberes», y ha dicho que este documento solo pretende dar herramientas de reflexión al profesorado para que mejoren en lo que sea necesario.

Es decir, que esa normativa definitiva no sería obligatoria, «porque confiamos en nuestros profesores y solamente se les facilitarán unas indicaciones para que puedan reflexionar y adaptar su conducta».

La visita del consejero ha proseguido en el colegio Jorge Manrique con motivo del 130 aniversario del primer centro público de la capital palentina. El consejero ha visitado las instalaciones para posteriormente inaugurar una placa en la plaza de San Miguel, donde se ha celebrado una pequeña fiesta, con tarta incluida, con la mayoría de los más de 400 alumnos que estudian en el centro. La fiesta se ha enmarcado en los actos de conmemoración del 130 aniversario, que se extenderán durante todo el curso, y que también pretenden que el colegio se abra más a la sociedad palentina para que se reconozca su importancia y su labor.

El colegio cumple sus 130 años con una salud excelente en cuanto a demanda de matrícula, ya que apenas tiene una decena de plazas libres, y también en cuanto a la implantación de nuevas tecnologías. Además, actualmente desarrolla un proyecto de estimulación del lenguaje en Educación Infantil, y otro de autonomía en Primaria para ampliar progresivamente el Inglés hasta el curso 2018-2019.