El Norte de Castilla

José Belmonte explica sus cuadros a Carmen Fernández y Javier Villafruela.
José Belmonte explica sus cuadros a Carmen Fernández y Javier Villafruela. / A. Quintero

José Belmonte expone sus paisajes en Palencia

  • La muestra permanecerá abierta hasta el 30 de octubre en la sala Don Sancho

La sala Don Sancho de la capital estrena este miércoles una nueva exposición con 42 obras del pintor palentino José Belmonte Saavedra (Palencia, 1954).

Un artista vocacional y autodidacta, que realiza a través de su obra un recorrido por diversos lugares de esta tierra, con los matices en el color de la tierra y el cielo, o la recreación de atmósferas idílicas donde perderse con la imaginación.

Este espacio expositivo acoge hasta el 30 de octubre una evolución en la mirada de este pintor, que realizó su última exposición en Palencia en 2012 y que trae ahora una nueva experiencia de su personal reflejo del proceso de observación y disfrute de lugares próximos a él, paisajes sentidos, que a modo de poemas cuelgan como cuadros en las paredes de la sala Don Sancho de la capital palentina.

Con su particular forma de ver y retratar la naturaleza realiza una magnífica conjunción de colores, estaciones, elementos vegetales y cierta arquitectura que permitirá a los palentinos disfrutar de un recorrido muy interesante por la muestra Pintura.

Palentino de adopción, ingeniero de profesión y pintor por vocación, desde muy joven se agarró al pincel y al lienzo para dar forma a sus experiencias en la Naturaleza. Impresionado por la obra del pintor italiano Giorgio de Chirico, se apasionó por una técnica más surrealista en su etapa inicial, que fue abandonando para apostar por una interpretación más impresionista del paisaje y de la luz, si bien alguno de los pasajes arquitectónicos, presentes en la obra, mantiene en el trazo la influencia del pintor italiano.

Si bien en su currículum artístico destacan diez años de exposiciones, desde que decidió a compaginar su trabajo con la pintura, desde 1995 a 2015 ha estado presente en una docena de salas de Castilla y León, Madrid, Asturias y Cantabria, donde realizaba la última, con las aportaciones de esta última etapa suya, que conduce a la introspección, a la reflexión, a una apuesta por mostrar la intensidad de la Naturaleza. Ha sido ganador de concursos, como el XIV Carlos Haes, celebrado en Madrid en el año 1996.