El Norte de Castilla

Un desalmado con carabina en Villalobón

La gata abatida por disparos de una carabina en Villalobón.
La gata abatida por disparos de una carabina en Villalobón. / EL NORTE
  • Una vecina de la localidad denuncia la muerte de su gata por disparos de perdigones, la segunda mascota que pierde en esas circunstancias

Un desalmado campa a sus anchas por Villalobón, armado con una carabina con la que ajusticia a perdigonazos a mascotas de algunos de los residentes en la localidad. Una macabra diversión, sin duda, de la que al menos ha sido víctima en un par de ocasiones una vecina, Sara Higelmo, que denunció este miércoles en la Comandancia de la Guardia Civil de Palencia la muerte de su gata como consecuencia de disparos realizados con esa munición, que se suma a la de otra mascota de esta joven hace un año en idénticas circunstancias. Sara Higelmo puso estos hechos en conocimiento del instituto armado porque «a todos nos duele perder a una mascota, es algo sentimental, pero lo peor es que le puede suceder a una persona».

«Es que ya no puede estar ni en tu propio jardín, lo que han hecho con mi gata no tiene nombre, pero es que están disparando contra mi jardín y mis sobrinos están muchos días en él», apunta Sara Higelmo, que relata cómo el hallazgo de su gata muerta se produjo el pasado martes hacia el mediodía.

«Estaba mi padre en casa, salió al jardín y se encontró muerta a la gata. No escuchó nada, pero yo, en otras ocasiones sí que he escuchado tiros de carabina cerca. No pienso que sea alguien que tenga algo en mi contra, sino que se dedica a ello por hacer daño», apostilla la joven vecina de Villalobón, que además de poner los hechos en conocimiento de la Guardia Civil para que traslade la investigación al Seprona, y también he dado avisa al Ayuntamiento de Villalobón para que ponga medidas de seguridad», hace hincapié Sara Higelmo, que insiste en que este es un problema más serio que la muerte de un animal porque alguien está disparando dentro de una propiedad privada y puede darse el caso de que pueda alcanzar con los perdigones a una persona.