El Norte de Castilla

La agrupación Padre Nuestro desfila en la procesión de las Cinco Llagas este 2016.
La agrupación Padre Nuestro desfila en la procesión de las Cinco Llagas este 2016. / M. de la Fuente-El Norte

Las agrupaciones de Palencia Padre Nuestro y Cristo de la Buena Muerte se fusionan

  • El objetivo de ambas bandas de cornetas y tambores es crear una formación potente

Este lunes comenzaron los primeros ensayos conjuntos. Las bandas de cornetas y tambores Padre Nuestro y Cristo de la Buena Muerte –que son independientes de cualquier cofradía palentina– han llegado a un acuerdo de fusión con el objetivo de crear una formación potente. Ya hay 80 personas apuntadas, con todos los instrumentos posibles cubiertos. Las dos agrupaciones tenían medio centenar de miembros cada una. A todos ellos se les ha dado la posibilidad de integrarse en el nueva banda, que aún no tiene nombre, pero que integrará el actual de las dos.

El director de la agrupación Padre Nuestro, la más antigua de las dos, ya que nació en 2001, Julio Martín Margüello, ha asegurado este lunes que el objetivo de la fusión es «crear una banda potente, con muchos miembros, como la tienen muchas ciudades». «Nosotros nos habíamos quedado estancados. La gente lo deja por razones familiares o de trabajo», señaló. Por su parte, Álvaro Díaz, director de la Banda del Cristo de la Buena Muerte, que se creó cinco años más tarde, en 2006, opina que la nueva formación será «positiva para la Semana Santa de Palencia y de España». «Las dos bandas tocamos en ciudades del sur de España y con la nueva va a ver un proyecto bueno, serio y que puede llegar muy lejos», señala.

La nueva banda funcionará como una fusión de las dos, aunque de momento, al menos en su primer año de vida, los músicos se vestirán con los uniformes que tenía cada una y los dos estandartes compartirán el inicio del cuadro. También se mantiene la estructura orgánica de dos asociaciones –«actuando con total compenetración y coordinación», detalla Julio Martín Margüello–, con el objetivo de crear una sola después de la Semana Santa de 2017.

En Palencia, la nueva banda tocará en las dos procesiones en las que desfilaba cada una: la procesión de la Sentencia –en esta sonaba la música del Cristo de la Buena Muerte– y las Cinco Llagas –en la que procesionaba Padre Nuestro–, en ambos casos invitados por las cofradías organizadoras.

Respecto a las invitaciones de cofradías y hermandades de otras ciudades, especialmente del sur de España, se mantienen los compromisos adquiridos por cada una y, a través de un representante que tienen en Andalucía, cubrirán los días aún sin desfile. Álvaro Díaz califica este movimiento como «salto de calidad». «Si las dos ya tocábamos bien, juntas lo haremos todavía mejor», asevera.