El Norte de Castilla

El Conservatorio de Música de Palencia ofrece siete vacantes

Una alumna, toca el contrabajo.
Una alumna, toca el contrabajo. / antonio quintero
  • Clarinete, contrabajo, flauta de pico, oboe, fagot y trompa tienen plazas libres en primero

Con más de una década de funcionamiento desde que comenzó en 1986, la implantación de la especialidad de órgano, la labor del profesorado y la trayectoria del centro avalaron su conversión en Conservatorio Profesional de Música en 1999. Desde entonces, el centro ha dado pasos adelante y el actual equipo directivo está satisfecho del camino que va recorriendo. No obstante, es consciente de la necesidad de consolidar las especialidades menos demandadas, que corresponden a instrumentos menos manejables, de gran tamaño, como son la tuba o el contrabajo o el trombón, pero igualmente necesarios para las orquestas y bandas. El centro, que ayer estrenó el curso, ofrece aún siete plazas vacantes (una en clarinete, otra en contrabajo, dos en flauta de pico, una en oboe, otra en fagot y otra en trompa, todas para alumnos de primer curso).

En este curso, los instrumentos más demandados han sido piano y guitarra. La cifra de alumnos es de 390, y la plantilla alcanza los 45 una vez que contraten al profesor de tuba que está pendiente.