El Norte de Castilla

vídeo

Multitud de palentinos, en las filas de la plaza de San Francisco para recoger su chocolate caliente y bizcochos. / Antonio Quintero

Un rincón de Palencia envuelto en aroma de cacao

  • El Norte de Castilla y Trapa ofrecen a los palentinos y visitantes 2.500 tazas de chocolate y bizcochos

Herederos de una antigua tradición de los monjes trapenses, los responsables de Trapa han querido mantener sus raíces y conservar la fórmula y la calidad en la elaboración del chocolate, que le da ese intenso y equilibrado sabor. Los palentinos lo saben, y así lo demostraron este viernes con su masiva afluencia a la invitación de El Norte de Castilla.

  • Degustación de chocolate en la Plaza San Francisco (Palencia) organizado por El Norte de Castilla

La degustación que el periódico ofreció en la plaza de San Francisco, en el marco de la feria Naturpal, permitió a centenares de vecinos disfrutar de uno de los mejores productos de la tierra. Muchos de ellos, que ya han asistido en años anteriores a esta cita que El Norte organiza por tercer año consecutivo, trajeron además a amigos y familiares.

«Soy golosa, lo reconozco», afirma Marta Gómez, que degustó el año pasado el «delicioso» chocolate, y este año ha traído a su amiga Mariví García. «Es un acierto que se haga coincidir con Naturpal, porque contribuye a promocionar los estupendos productos que tenemos y crea un ambiente de fiesta en la calle», indicó Marta, con el asentimiento de su amiga.

Y es que la degustación, que reunió a amigos y familias, estuvo amenizada por la música de Los Dulzaineros de Campos. El sonido del folclore acompañó a los asistentes que esperaban en fila para tomar la bebida caliente con bizcochos. La espera no se hacía larga, ya que las seis personas de la empresa de Servicios de Comidas y Actividades Sociales (SCAS) que se ocuparon de servir el chocolate trabajaron con gran agilidad.

«Yo ya estuve el año pasado, y he querido venir a pasar la tarde con mi yerno y mis nietos», señala María Amparo de las Fuentes. «Es un chocolate de calidad y está muy bien hecho», afirma.

En torno al aroma de chocolate caliente se reunió también la familia Jiménez Rey, después de visitar Naturpal. «Nos enteramos de la degustación por una amiga», señala Zaira Rey, acompañada de su madre, su hermana, el marido de esta y el hijo del matrimonio. En este grupo familiar se declararon convencidos defensores de «nuestros estupendos productos» y de actos como el de este viernes para darlos a conocer. «Nos encanta este chocolate, y solemos ir también a La Trapa para tomarlo frío o caliente», subraya Zaira.

El éxito de este chocolate se debe a la mezcla de cacao criollo y forastero al 50% para equilibrar el sabor. Con el proceso de conchado de más de doce horas se consigue el punto adecuado de amargor y los aromas. Para llevarlo a la taza, solo falta el complemento de la leche, procedente de las vacas de la granja de la vecina abadía de San Isidro. 500 litros de esta leche y 125 kilos de chocolate en polvo se utilizaron para elaborar las alrededor de 2.500 tazas que se ofrecieron ayer a los palentinos.

«Es nuestra apuesta por esta tierra, y es una decisión compatible con nuestra expansión en los mercados nacionales e internacionales», afirmó el vicepresidente de Trapa. A este respecto, Rubén Gil recordó que esta actividad chocolatera cumple 125 años en Palencia, «pocas empresas son tan palentinas y están tan enraizadas», subrayó el responsable de Recursos Humanos.

Remarcando ese compromiso con los productos agroalimentarios de Palencia, El Norte renueva su presencia en la feria, de la mano de Trapa. Junto al director general del periódico, Ángel de las Heras; el delegado del El Norte en Palencia; Julio González, y los responsables comerciales estuvieron los concejales Juan Antonio Marcos y Facundo Pelayo, en representación del Ayuntamiento, que colabora en la organización.

Al son de la música y envueltos en el relajante aroma, pequeños y mayores compartieron charla y ocio mientras saboreaban la bebida en una agradable tarde que la ligera lluvia al final no llegó a estropear.