El Norte de Castilla

Palencia gana dos años para renegociar el convenio de la calle Jardines

Ángeles Armisén, en un momento del pleno de este jueves.
Ángeles Armisén, en un momento del pleno de este jueves. / Enrique Camina
  • La Diputación aprueba la prórroga bajo las críticas de la oposición por los seis años de retraso en buscar la compensación por la cesión de terreno al Ayuntamiento

  • El PSOE advierte de que la deuda sería actualmente de 19 millones más 4,3 por intereses de demora

Tres semanas después de que el Ayuntamiento aprobara una nueva prórroga de dos años para el convenio de la calle Jardines, la Diputación ha hecho lo propio en el pleno de este jueves. Ambas instituciones ganan así dos años para renegociar un pacto al que llegaron hace seis años y que si hubiera que aplicarlo hoy en los términos en que acordó ascendería a más de 23 millones de pesetas. Es el valor de la compensación que la institución local tendría que entregar a la Diputación por la cesión de terrenos para poder abrir entonces la calle Jardines, unos 19 millones de euros, además de los 4,3 millones que sumarían los intereses de demora.

Son datos que, precisamente, ha esgrimido en el pleno el portavoz del grupo socialista, Miguel Ángel Blanco, que criticó lo que considera falta de interés del equipo de gobierno del PP en dar una solución a este asunto. «Lo único que se hace con la prórroga es alargar el problema», criticó. No obstante, Blanco reconoció que votar en contra de la prórroga supondría que la Diputación podría reclamar ese importe al Ayuntamiento.

En concreto, la institución provincial cedió 38.287 metros cuadrados en la zona del centro asistencial San Telmo para abrir la calle Jardines. En contrapartida el Ayuntamiento devolvería a la Diputación terrenos recalificados en los que podría edificar, y el aprovechamiento en vivienda residencial alcanzaría el valor de 19 millones. Todo ello, al precio del año 2010 en pleno auge inmobiliario.

Esa tasación, así como el ajuste de los planes urbanísticos de la zona para que se pueda edificar en las condiciones planteadas en el convenio, serán algunos de los aspectos a revisar. A ello se suma la oposición de los vecinos, entonces y ahora, al volumen de edificación que se preveía en ese área.

También el portavoz de Ganemos, Félix Iglesias, criticó los seis años de demora, si bien concedió que «nos vamos a abstener bajo el argumento de que se busquen soluciones».

Desde Ciudadanos, Juan Cruz Vidal coincidió en censurar que con la prórroga, «en vez de afrontar el problema, se mete debajo de la alfombra»

La presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, rechazo la acusación de dejadez, y prueba de ello es que se ha mantenido una reunión con técnicos de una y otra administración, con asistencia de la concejala de Urbanismo, del alcalde, Alfonso Polanco, y de ella misma, según indicó.

El propio alcalde, y también diputado, tomó la palabra para resaltar que en aquel momento el acuerdo permitió dar una solución a un problema de la ciudad y se pudo abrir la calle Jardines.

La prórroga se aprobó con los votos a favor del PP y de Ganemos, después de que la presidenta accediera a intentar crear una comisión mixta, como pidió este grupo, pero con el voto en contra de Ciudadanos y la abstención de los socialistas, no convencidos con el compromiso solicitado a la presidenta de buscar una solución al problema en el plazo de un año, pese a que Armisén insistió en esforzarse en buscarla y en que no solo depende de la Diputación.