El Norte de Castilla

El obispo, Manuel Herrero, durante su intervención, entre el vicario general, Antonio Gómez, izquierda, y el de Pastoral, Juan José Martínez.
El obispo, Manuel Herrero, durante su intervención, entre el vicario general, Antonio Gómez, izquierda, y el de Pastoral, Juan José Martínez. / El Norte

El obispo de Palencia traslada a los curas que hay que evangelizar sin tibieza

  • Manuel Herrero anuncia la próxima renovación de los arciprestazgos y la elección de los órganos colegiados para elaborar un nuevo plan pastoral

A cien días de su consagración episcopal y toma de posesión como obispo de Palencia, Manuel Herrero convocó ayer todos los sacerdotes diocesanos a una asamblea presbiteral en la que les trasladó su voluntad de «evangelizar de una manera nueva».

El obispo, ante los 150 curas que participaron en el acto –estaban convocados los 119 sacerdotes activos, los 74 jubilados y los 48 que residen fuera de la Diócesis–, recordó las palabras del papa Francisco en el encuentro de nuevos obispos que recientemente se ha celebrado en Roma: «Tenemos que sentir el escalofrío de sentirnos anticipadamente amados por Dios». «Quiero evangelizar de una manera nueva, en ardor por ese escalofrío de sentir el amor de Dios sin ser tibios. Llevar la Alegría del Evangelio, un evangelio que nos lleve a la conversión misionera», según trasladó el obispo a los sacerdotes.

Manuel Herrero se refirió en varios momentos a volver a la esencia de las primeras comunidades cristianas, y definió su papel como el de «ser padre, hermano y amigo». «Ser servidor, tomar decisiones consensuadas, dispuesto a sufrir pero intentando vivir con alegría y con confianza en Dios», señaló el prelado sobre su papel en la Diócesis. En la hoja de ruta de Manuel Herrero hay una primera acción, que es «fomentar la conversión de las personas, pues sin esta conversión, nada de los que nos propongamos será posible».

También a corto plazo el prelado anunció la renovación de los arciprestazgos y la elección de los distintos órganos colegiados de la Diócesis: el Consejo Presbiteral, Consejo Pastoral Diocesano, el Consejo de Asuntos Económicos y la Comisión de Párrocos. Desde todos estos órganos, la Diócesis trabajará para plantear un nuevo Plan Pastoral Diocesano que cuente con el concurso y mayor consenso posible de toda la Iglesia palentina: presbíteros, religiosos y laicos.