El Norte de Castilla

El barroco engalana Ampudia

Sus Majestades, acompañados por el cortejo, desfilan hacia el pueblo desde el castillo.
Sus Majestades, acompañados por el cortejo, desfilan hacia el pueblo desde el castillo. / LUIS ANTONIO CURIEL
  • Los vecinos se vuelcan en una vistosa fiesta inspirada en el Duque de Lerma

La muy noble, histórica y leal villa de Ampudia vistió ayer sus mejores galas para celebrar su Fiesta Barroca, que este año cumple su undécimo aniversario. Una cita que congregó a centenares de visitantes llegados de toda la región para disfrutar de un día de fiesta, que en esta ocasión estuvo inspirada en las figuras del Duque de Lerma –que fue saludado en el antiguo Convento de la villa– y Su Majestad el Rey Felipe III, que recibió a las autoridades en el Patio de Armas del Castillo, donde se celebraron bailes de pavana y otros espectáculos en honor del Rey. Acto seguido, la comitiva desfiló hacia el casco histórico protagonizando un vistoso desfile y el propio Rey recordó el privilegio de concesión de la Feria y Mercado a la Villa de Ampudia. A continuación, el periodista y colaborador de El Norte de Castilla Javier Pérez Andrés ofreció el pregón de las XV Ferias de San Miguel y fue nombrado embajador turístico por parte de Su Majestad.

La jornada continuó con la visita a los distintos puestos del Mercado Barroco, donde los vecinos y visitantes pudieron adquirir una amplia variedad de la mejor alimentación y artesanía de la región. De hecho, durante la jornada se celebraron numerosos talleres de grabados, herrería, cantería, lana, jabones, aromas y elaboración de sidra en los que el público participó activamente.

Además, la localidad contó con una vistosa exhibición de cetrería en el atrio de la Colegiata de San Miguel, un marco único en el que las distintas aves protagonizaron una magnífica demostración.

La villa ampudiana lució sus mejores galas y contó con numerosas animaciones de teatro y diversas actuaciones musicales inspiradas en la Fiesta Barroca, que hicieron las delicias del público durante toda la jornada. Por la tarde, las calles y plazas rebosaron de público para contemplar el gran Desfile Barroco que partió desde el Castillo, con la visita del Rey y el Duque de Lerma. Decenas de ampudianos portaron sus mejores galas –casi todos confeccionados por ellos mismos– para protagonizar uno de los momentos más espectaculares de la Fiesta Barroca.

El desfile contó también con la presencia de bufones, el último trovador de España Crispín D’Olot, soldados y los Tercios de Flandes. «Esta fiesta es posible gracias a la colaboración de los ampudianos, que se vuelcan año tras año con el Mercado, que ya es un referente regional que cada edición atrae a más público», señaló Julio César Izquierdo, presidente del Centro de Iniciativas Turísticas Villa de Ampudia, colectivo promotor de las Ferias de San Miguel, en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad y otras entidades.