El Norte de Castilla

Multitudinaria devoción a la reina del Cerrato

fotogalería

Los danzantes veneran a la Virgen en Valdesalce. / LUIS ANTONIO CURIEL

  • El santuario de la Virgen de Valdesalce en Torquemada se queda pequeño en la celebración de la fiesta de la comarca

El santuario de la Virgen de Valdesalce se quedó pequeño con motivo de la fiesta de San Mateo para acoger a miles de cofrades y devotos llegados de numerosos pueblos de la comarca y de varias ciudades de España. Desde primeras horas de la mañana, numerosos cofrades y devotos acompañaron a la Virgen de Valdesalce desde la iglesia parroquial hasta su Santuario con el rezo del Rosario de la Aurora. Acto seguido, se celebró la tradicional romería y la eucaristía en su honor, que fue presidida por Gaspar Pérez –sacerdote natural de Hornillos de Cerrato– y concelebrada por varios sacerdotes.

A la celebración, que estuvo amenizada por la Coral de Torquemada, que participó activamente al compás del órgano, asistieron numerosos representantes institucionales y devotos. En su homilía, Gaspar Pérez recordó la honda devoción de toda la comarca hacia la Virgen de Valdesalce y animó a todos los fieles a acudir a la Reina del Cerrato para encontrar en ella consuelo y protección. Durante nueve días, los torquemadenses se prepararon para celebrar solemnemente la fiesta de su patrona y el pasado domingo, además, pasaron por el manto de la Virgen a numerosos niños de la localidad. Otro acto que contó con gran afluencia de cofrades y devotos fue la procesión de antorchas en la noche del martes, víspera del día grande en honor a la Reina del Cerrato.

Uno de los momentos más esperados fue la tradicional procesión con la Virgen de Valdesalce por los entornos de la ermita. Un recorrido en el que los danzantes acompañaron a la Virgen con los bailes y danzas típicas de la localidad, guiados por el birria y ataviados con los trajes tradicionales. Este año, Valentín Santamaría Curiel retomó el papel de birria, puesto que el año pasado no pudo hacerlo por motivos de salud. Las danzas fueron seguidas durante todo el recorrido procesional por numerosos peregrinos congregados en la pradera del Santuario.