El Norte de Castilla

El Hospital Río Carrión de Palencia expedienta a una auxiliar de enfermería con alergia al látex

  • La trabajadora sostiene que no puede incorporarse al puesto del servicio de Esterilización por la presencia de alérgenos

El Complejo Asistencial Universitario de Palencia ha expedientado a una auxiliar de enfermería con alergia al látex después de destinarla a un puesto provisional del servicio de esterilización al que la trabajadora no se ha incorporado, debido a la presencia de componentes alérgenos.

Paloma Calle, a la que se le diagnosticó la alergia en 2007, ha recurrido el expediente, pero reclama que la dirección del hospital Río Carrión le retire el trámite de sanción y que se le destine a otro puesto fuera del centro hospitalario, ya que en todas las instalaciones está presente el látex. Así lo confirma el informe emitido por el médico del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del propio hospital que, entre otras consideraciones, expone que a pesar de que se esterilicen las dependencias, «no se puede garantizar la ausencia de partículas de látex en todo el hospital».

Con anterioridad, la trabajadora desempeñaba su labor en el servicio de Radiología, donde tampoco podía estar a causa de la alergia. Por ello, pidió el traslado, y en julio del año pasado le asignaron el nuevo puesto con carácter provisional. Paloma Calle, que había estado de baja a causa de la alergia, acudió al hospital, pero no pudo incorporarse al puesto debido a la reacción que le produce el látex. Días después se le comunicó la apertura del expediente.

La mayor parte de este tiempo, Paloma Calle ha estado de baja, en ocasiones ha tenido que acudir a urgencias, incluso ha estado ingresada. Afirma que durante el tiempo que no estaba de baja, acudía al hospital, pero se quedaba fuera. La afectada muestra todos los informes médicos que corroboran la alergia y con la recomendación de evitar el contacto con este producto.

Incluso su vida diaria es una continua complicación, puesto que el látex está presente en multitud de objetos y productos de uso cotidiano. «Si vamos a un restaurante, tengo que advertirlo para que no utilicen ningún utensilio de látex, aunque ya no se usan guantes con este componente», indica la afectada. Explica que también tiene que advertirlo si va al dentista y que apenas puede ir a peluquerías. Como anécdota, recuerda un incidente en un aeropuerto de Londres, porque se negó a que le revisara una empleada que llevaba guantes de látex.

La trabajadora solicita que se le destine a otro centro de trabajo, ya que no ve posible cualquier labor en el hospital. Indica que pertenece a la plantilla de personal laboral de la Junta, por lo que se le puede asignar otra tarea fuera del Río Carrión.