El Norte de Castilla

Los coches eléctricos de alquiler llegan a Palencia

Aparcamiento de la estación.
Aparcamiento de la estación. / Antonio Quintero
  • El Ayuntamiento impulsa junto a Renault un punto de 'carsharing' en el aparcamiento de la Estación de trenes

El aparcamiento de la Estación de trenes de Palencia se situará pronto a la altura de las más modernas ciudades gracias a un nuevo servicio de alquiler de vehículos eléctricos (’carsharing’), que seguirá el modelo implantado ya en numerosas capitales europeas y que está siendo muy bien acogido por viajeros y turistas.

Por el momento, apenas si se han desvelado algunos aspectos, aunque ya que el Ayuntamiento de Palencia sigue trabajando con la multinacional automovilística Renault y con otras empresas del sector los detalles necesarios para su próxima implantación en la capital palentina.

Y aunque todavía sigue siendo un proyecto sobre el papel, sí se ha podido conocer que serán cinco los vehículos que se pondrán a disposición de los viajeros que lleguen a Palencia en tren y que precisen o quieran conocer la ciudad de una forma cómoda, rápida y no contaminante. Tres de los coches serán el modelo Zoe de Renault, un vehículo plenamente eléctrico, similar al que tiene asignado la Alcaldía mediante un convenio de colaboración con el concesionario de Vicauto. Los otros dos vehículos previsiblmente sean automóviles híbridos, que combinan el sistema de motor de combustión con la carga de baterías eléctricas.

El Ayuntamiento quiere que el servicio comience a funcionar en el mes de octubre, con el fin de que puedan beneficiarse los viajeros que lleguen a Palencia durante los próximos puentes festivos y los fines de semana del último trimestre del año, fechas en las que el turismo de interior alcanza una proyección importante a nivel nacional.

Se trata de un servicio pensado especialmente para los usuarios de los trenes Ave, que complementaría otros paquetes turísticos diseñados ya específicamente para ellos, aunque la oferta no será restringida y estará abierta a cualquier ciudadano que desee alquilar uno de estos vehículos.

De momento se desconocen las características y prestaciones del servicio, aunque se espera que el funcionamiento sea similar al de otras ciudades españolas, en las que también se pueden alquilar vehículos eléctricos. Esta iniciativa empresarial, conocida como ‘carsharing’, es un modelo de alquiler de automóviles en el que el usuario recibe el vehículo por cortos períodos de tiempo, habitualmente por una hora. Según explican desde las propias empresas dedicadas a prestar este servicio, «resulta atractivo para aquellos clientes que quieran hacer uso ocasional de un vehículo tanto como para aquellas otras que quieran un acceso puntual a un tipo de coche diferente al que usan día a día. La organización del ‘carsharing’ puede ser llevada a cabo por una empresa o por un conjunto de usuarios que conformen una asociación. Hoy en día existen más de seiscientas ciudades en el mundo donde la gente puede utilizar estos servicios».

En Madrid, pueden encontrarse numerosas empresas dedicadas al ‘carsharing’, con una amplia variedad de automóviles, de precios y también de prestaciones, aunque el número de firmas dedicadas al alquiler de vehículo eléctricos es considerablemente más reducido. Existen empresas dedicadas exclusivamente a estos automóviles de nueva generación, que ofrecen en exclusiva el modelo Twizy de Renault, y que plantean tarifas adecuadas a la mayor parte de los bolsillos, como 3 euros por cada hora y 18 euros por una jornada de alquiler.

Esta inicitaiva se enmarca con las actuaciones que en los últimos años viene desarrollando el Ayuntamiento de Palencia en el marco del proyecto ‘Smart city’ que desarrolla junto a la ciudad de Valladolid y que ha permitido tejer en ambas capitales una malla inicial de puestos de recarga de vehículos eléctricos que pueden facilitar a cualquier usuario el desplazamiento por sus calles.

En estos momentos, Palencia cuenta con once puestos de recarga de vehículos eléctricos, de los que diez son públicos, y su utilización es por el momento gratuita, mientras que solo uno es privado (está situado en la gasolinera de Repsol de la avenida de Asturias) y su servicio sí conlleva un coste, aunque mínimo, puesto que una recarga completa de la batería de un coche puede conllevar un gasto de entre 3 y 4 euros, aunque tiene la ventaja de que se trata de una conexión rápida (alrededor de 25 minutos). En los restantes diez puestos , el tiempo de recuperación total de la batería puede llevar algo más de tres horas.