El Norte de Castilla

fotogalería

Los Dulzaineros de Campos animaron las calles durante la celebración. / Luis Antonio Curiel

Villaviudas disfruta de La Función

  • Los vecinos festejan a su patrono con pasacalles, misa, juegos y verbena

  • El párroco recuerda en la eucaristía la necesidad de reparar la ermita del Bendito Cristo de los Milagros

Los vecinos de Villaviudas se levantaron ayer con la mirada puesta en el cielo y con el deseo de que el tiempo diera tregua para celebrar con todos los honores su día grande en honor al Bendito Cristo de los Milagros. De este modo, animados por alegres pasacalles al ritmo de dulzaina y tamboril, los villaviudenses disfrutaron de un buen inicio de ‘La Función’, como popularmente se conoce a estos días festivos, que se prolongarán hasta el próximo domingo.

El acto central fue la misa en honor al Cristo. El acto religioso estuvo presidido por el párroco de la localidad, Julián Ángel Sáinz, y amenizada por el Coro Parroquial. La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se quedó pequeña para acoger a los numerosos vecinos que acudieron a celebrar su día grande. Los más jóvenes participaron activamente en la eucaristía y ofrecieron el pan y el vino, las flores y los frutos del campo al Bendito Cristo. Por su parte, el párroco de la localidad recordó el origen de esta fiesta ligada a la Exaltación de la Cruz y animó a todos los fieles a descubrir el verdadero sentido de la cruz. También insistió en la conveniencia de actuar cuanto antes en la ermita del Bendito Cristo de los Milagros con el fin de conservar una parte importante de la historia de Villaviudas, como señal de gratitud hacia los antepasados y como memoria viva de todo el pueblo.

A este respecto, el Ayuntamiento de Villaviudas ha mostrado su intención de iniciar en los próximos días los trámites para la inmatriculación de la ermita, con el fin de acometer las obras de conservación.

La jornada festiva contó también con un animado vermú en los bares de la localidad, además de juegos de mesa, verbena con el trío musical Seducción y bocadillos de embutido, ofrecidos por la peña Villalokaos, que pusieron el broche de oro a un gran arranque de las fiestas patronales. Una celebración que comenzó el pasado martes en el seno de la Asociación de Jubilados Bendito Cristo de los Milagros, que también celebró una misa de acción de gracias con un recuerdo especial para los socios fallecidos y una exquisita cena de hermandad.