El Norte de Castilla

«Trabajar en el teatro es duro, pero seguiré luchando por ello»

El actor palentino Miguel Rascón, este verano en Palencia.
El actor palentino Miguel Rascón, este verano en Palencia. / Enrique Camina
  • El actor palentino Miguel Rascón estrenará mañana en Madrid ‘Cuerdas’ con su compañía y está sumergido en un proyecto propio, ‘El astrotransportador’

El joven actor palentino Miguel Rascón presenta nuevo trabajo en el teatro Lara de Madrid. ‘Cuerdas’ es un texto de la dramaturga mexicana Bárbara Colio que se estrenará en España con la compañía que fundó el propio Rascón, La Kimera Teatro. Mañana, 13 de septiembre, es la fecha escogida para el estreno, y las entradas, con un coste de 12 euros, ya están casi agotadas. El actor ha tenido más oportunidades de pisar emblemáticos teatros de la capital española y ser candidato a los premios Unión de Actores. Además, ha hecho apariciones en series televisivas como ‘El comisario’, ‘El secreto de Puente Viejo’ o ‘Centro médico’.

–¿Cómo descubrió su vocación de actor?

–He hecho teatro toda mi vida, comencé de pequeño en el colegio, y en primero de la ESO me fichó un profesor para participar en una compañía de teatro. Íbamos actuando por los pueblos. Me gustaba mucho.

–¿Su formación académica?

–He estudiado Bachillerato Artístico, y tras acabarlo, decidí ir a Madrid a formarme en Arte Dramático en la escuela de Cristina Rota.

–¿Su primera obra?

–La obra se llama ‘La Katarsis del tomatazo’ y aún está en cartelera, lleva más de 20 años, lo que la convierte en el espectáculo más longevo de la cartelera madrileña. Cuando yo la hice recuerdo que solía haber unas cien personas de público.

–¿Qué hizo al terminar su formación artística?

–Al terminar mis estudios nos juntamos cuatro compañeros de la escuela y formamos la compañía La Kimera Teatro. Se trata de un proyecto con el tratamos de hacernos un hueco en el mundo artístico.

–¿Y qué desarrollo ha tenido esta iniciativa?

–Pues hacemos algunas cosas. En un primer momento hicimos una adaptación de la obra de Lope de Vega ‘La dama boba’. Para nosotros, la experiencia fue como un parto. Nos metimos a versionar un clásico del Siglo de Oro fusionado con flamenco. Fue todo un desafío.

–¿Los resultados de aquella obra?

–Nos trajo muchas alegrías. Viajamos al Festival de Teatro Español Don Quijote de París, actuamos por media España... Podemos decir que aquella obra fue nuestro paso de niños a profesionales. Fue una experiencia muy satisfactoria y gratificante.

–¿Vivir del teatro es difícil?

–Sí, es un empleo que normalmente se suele combinar con otros trabajos como colaboraciones publicitarias o similares.

–¿Un gran éxito?

–Destacaría la obra ‘Amor, ¿y si lo hacemos antes de morir?’. Ha estado casi dos años en cartel y ha llegado a la Gran Vía de Madrid, el sueño de todo artista. Con ella hemos viajado conociendo pocos sitios pero muchos teatros. Ahora la hemos dejado descansar, pero ha sido un gran trabajo.

–Ahora llega con ‘Cuerdas’ al emblemático Teatro Lara. ¿Cómo ha sido su inmersión en esta obra?

–Es una historia muy curiosa. ‘Cuerdas’ fue un texto que me encontré y que me pareció una pasada. Entonces se le mandé a mi compañero Héctor González y esa misma noche me llamó para decirme que había que montar la obra. A partir de ahí nos pusimos a indagar y descubrimos que ‘Cuerdas’ se iba a estrenar en muchísimos países de América, conseguimos convencer a la autora del texto para que nos permitiese interpretarla y pusimos la obra en marcha. Es un trabajo parecido a una ‘road movie’ pero aplicado al teatro.

–¿Qué destaca de la obra?

–Es una producción que gustará a todo el mundo. Trata situaciones cotidianas a las que todos nos hemos enfrentado, y creo que va a tener buena acogida. Cuenta sentimientos, aspectos y pensamientos humanos con los que cualquiera se puede sentir identificado.

–¡El Teatro Lara de Madrid!

–Es todo un privilegio poder actuar allí. Se trata de un centro con más de 100 años de historia por el que han pasado muchísimos artistas.

–También está sumergido en un proyecto personal, ‘El astrotransportador’.

–Siempre he escrito mucho y quise hacer algo creyendo en los niños como seres capaces e inteligentes. Es un proyecto de autoría y dirección propia y no es una obra infantil convencional. Encaja perfectamente con un público adulto y maduro que, al igual que los pequeños, disfrutará y se divertirá con la obra.

–¿De qué trata?

–Habla de ilusión, rock & roll y de luchar por lo que quieres. He puesto parte de mi niño interior y al definir el formato de la obra quedó un medio musical. Es un trabajo muy dinámico que interactúa mucho con el público.

–¿Cómo lo ha puesto en marcha?

–Pues con la colaboración de la Junta Municipal del Retiro y la entidad para la creatividad infantil Semilla hemos conseguido presentarla en el Centro Cultural Casa de Vacas del Retiro. En septiembre trataremos de difundirla por Madrid y de representarla en otras provincias.

–¿Cuál es su próxima meta?

–No lo sé. Antes decía que con poder vivir del teatro era suficiente. Ahora lo que quiero es que mi compañía siga creciendo.

–¿Y su sueño?

–Poder actuar en el Teatro Español o en el Centro Dramático Nacional.

–¿Cómo es trabajar en el arte del teatro?

–En España es algo muy duro pero estoy dispuesto a seguir luchando por ello. A nivel personal se trata de un oficio que te da una vida muy inestable, pero al final es algo que tú mismo eliges.

–Sus momentos duros...

–Por supuesto que no ha sido fácil mi carrera de actor, pero no hablaría de momentos duros, ya que de todos he aprendido, y creo que hay que tirar adelante. Si yo he decidido dedicarme a ello he de acarrear con lo que traiga, bueno o malo.

–Ha actuado por media España y parte del extranjero pero aún no ha venido a su ciudad, a Palencia.

–Estoy deseando poder ir a actuar allí. ¡Quiero que mi gente me vea, no veo el día de poder ir a actuar en Palencia! En el teatro Ortega, en el teatro Principal... Me da igual dónde, pero tengo muchísimas ganas. A pesar de que lo he intentado algunas veces y aún no he obtenido resultados fructíferos, lo conseguiré.