El Norte de Castilla

El presidente saliente de la Hermandad de Donantes, Germán García Ferreras, entrega el diploma a la nueva superiora de Hermanas Hospitalarias, María Luisa Cuadrón. Manuel Brágimo
El presidente saliente de la Hermandad de Donantes, Germán García Ferreras, entrega el diploma a la nueva superiora de Hermanas Hospitalarias, María Luisa Cuadrón. Manuel Brágimo

La Hermandad de Palencia intenta mantener las casi 7.000 donaciones de sangre anuales

  • Germán García Ferreras recibe un emotivo homenaje al abandonar la presidencia después de catorce años al frente del colectivo

Las donaciones de sangre que se registran en la provincia de Palencia permiten autoabastecerse y son suficientes para responder a la demanda de plasma. Sin embargo, nunca hay que bajar la guardia porque las necesidades pueden incrementarse en cualquier momento y, sobre todo, porque es fundamental ser solidario y atender las demandas de otras provincias. Por ello, la captación de nuevos socios y al agradecimiento a los donantes palentinos fueron dos argumentos centrales en la XLI Asamblea General Ordinaria que la Hermandad de Donantes de Sangre de Palencia celebró ayer en el Hotel Rey Sancho.

En este encuentro, en el que se entregaron distinciones también a colectivos y empresas colaboradoras, se analizó el balance correspondiente al año 2015, que refleja que se acabó el año con 6.709 donaciones, una cifra que posiblemente se supere al concluir el actual 2016. Esta tasa posiciona a Palencia en los primeros puestos del ránking de donaciones de la comunidad autónoma.

En torno a 250 personas, además de autoridades y representantes de las hermandades de donantes de provincias de la comunidad y también de Asturias y Cantabria, participaron en la asamblea, en la que se analizaron los nuevos retos de la Hermandad. «El más inmediato es superar cuando concluya este año las 7.000 donaciones, y si es posible, acercarnos a las 7.500. Yo creo que sí que lo vamos a conseguir», manifestó la secretaria de la Hermandad, Esperanza Hoyos.

Además, se intensificarán las campañas de donación en dos frentes fundamentales: los pueblos, por un lado –«especialmente los más alejados de la capital», según puntualiza Hoyos–, y los jóvenes, por otro. «Ya estamos llevando a cabo charlas y campañas de concienciación en colegios e institutos y estamos metidos en la Universidad. Los jóvenes son solidarios, comprenden la necesidad de sangre y la importancia de donar y, en muchas ocasiones, son los mismos niños quienes convencen a sus familias de la importancia de este tipo de actos», agrega esperanza Hoyos.

El perfil medio del donante actual en Palencia oscila entre los 25 y los 35 años y no hay grandes diferencias entre hombres y mujeres. También se logran importantes cifras de donaciones en los desplazamientos de la unidad móvil a céntricas calles o administraciones públicas, donde las cifras se incrementan.

Per otra parte, la asamblea tuvo especial relevancia por la despedida del que ha sido presidente en los últimos 14 años, Germán García Ferreras, que mereció un emotivo homenaje. Recibirá la distinción del Mérito Nacional a la Donación Altruista de Sangre en España, aunque ayer le fue entregado un album de imágenes de su paso por la hermandad, que dedicaron los participantes. El cargo será ocupado ahora por José Alberto Castro.