El Norte de Castilla

fotogalería

Los maceros llevaron en la procesión la bandera de Baltanás. / Luis Antonio Curiel

Honores a la patrona

  • Los baltanasiegos danzan a la Virgen de Revilla en una celebración multitudinaria

La localidad ha vivido este jueves su día grande en torno a la imagen de la Virgen de Revilla. Centenares de amigos, cofrades y devotos han honrado a su patrona en la procesión y posterior misa. La comitiva de la Virgen ha salido de la parroquia de San Millán para llegar hasta la ermita, con asistencia de las representantes institucionales del Ayuntamiento, de la comarca y de la provincia, así como las damas de honor y caballeros de las fiestas.

Los maceros han asistido vestidos con sus mejores galas escoltando la bandera de Baltanás que minutos antes fue entregada por la alcaldesa de la localidad, María José de la Fuente. El estandarte y la imagen de la Virgen de Revilla han sido portados por varios fieles, peñistas y vecinos. También el Grupo de Danzas La Cobata ha acompañado a la imagen de Nuestra Señora de Revilla danzando jotas en su honor.

Cientos de fieles se han sumado a la romería a lo largo del recorrido, que estaba perfectamente engalanado gracias a las colgaduras que penden en calles y hogares. Las aclamaciones a la Virgen de Revilla en forma de vivas se han sucedido a lo largo de toda la procesión. Amigos, cofrades y devotos han expresado de esta manera su profunda fe en la Virgen.

Uno de los momentos más emotivos fue la presentación de las ofrendas, con el pan y el vino portado por los caballeros, las flores que entregaron las damas y la jota que el grupo La Cobata ofreció a la Patrona. También resultó especialmente entrañable la veneración de la talla original, del siglo XIII. Después de la Eucaristía, los fieles disfrutaron de las danzas en el atrio de la ermita. Niños y mayores pusieron toda su patrona, finalizando con ‘La Rueda’, a la que se sumaron los cargos institucionales, las damas y caballeros.