El Norte de Castilla

Multitud de fieles acompañan a la Virgen en la noche de este miércoles.
Multitud de fieles acompañan a la Virgen en la noche de este miércoles. / M. de las Heras

Saldaña procesiona a la luz de la Virgen, pero sin antorchas

  • Una orden de Medio Ambiente prohíbe portar las teas debido al riesgo de incendio

La prohibición de la Consejería de Medio Ambiente de utilizar cualquier elemento de fuego en estos días de altas temperaturas ha obligado a los saldañeses a romprer la tradición en el desfile para acompañar a la Virgen hasta su santuario del Valle. En el recorrido se han visto algunas luces, pero una vez que cayó la noche, el tono general de la procesión ha sido osrcuro, lo que ha hecho resaltar más la imagen iluminada.

La medida obligó al presidente de la Cofradía de la Virgen del Valle a buscar otra fórmula para celebrar la procesión de las antorchas, que ha salido al anochecer de este miércoles desde la iglesia de San Miguel.

La cofradía ha conseguido velas eléctricas, que funcionan con pilas, aunque no ha sido suficientes para todos los asistentes, ya que solo se disponía de unas 50 y se trata de una procesión multitudinaria, según indica el presidente de la Cofradía de la Virgen del Valle, Javier Martín de la Hoz. Solo esta agrupación cuenta con 1.100 cofrades.

Al desfile, durante el que se reza el rosario, han asistido también integrantes de las 42 peñas que hay en Saldaña, muchas de ellas formadas por saldañeses que residen fuera pero que vuelven a la localidad para esta romería, declarada de interés turístico regional, además del resto de los vecinos y de fieles de localidades próximas, incluso de Palencia y de Reinosa (Cantabria), hasta el punto de que la procesión congrega a alrededor de 3.000 personas, señala Martín de la Hoz.

El presidente de la cofradía reconoce que se ha sentido un poco decepcionado por la orden, dictada para estos dos días de elevadas temperaturas y de alto riesgo de incendio, ya que las antorchas «son el alma de la procesión». Antiguamente, con las teas se alumbraban el recorrido hasta el santuario, pero actualmente el itinerario está iluminado por las farolas públicas de la localidad luminosos de tiendas y por las del paseo de la ermita.

Por su parte, el alcalde Gerardo León, ha señalado que asume la orden, ya que considera que se trata de «una medida para evitar males mayores». Recuerda que esta prohibición ya se ha dictado en años anteriores, y que el año pasado la Junta habilitó una tanqueta contraincendios como precaución. Además, el ayuntamiento instaló bidones de agua junto al santuario en previsión de que pudiera surgir un foco de fuego y para que los asistentes pudieran apagar completamente las antorchas.