El Norte de Castilla

El delegado, a la izquierda, observa los trabajos en el yacimiento to de Ampudia.
El delegado, a la izquierda, observa los trabajos en el yacimiento to de Ampudia. / El Norte

Ampudia ahonda en su pasado romano

  • La excavación en la villa El Picón de Castrillo descubre los asentamientos rurales en tres épocas a lo largo de cinco siglos

La excavación en la villa romana El Picón de Castrillo en Ampudia ha puesto al descubierto un asentamiento romano ocupado a lo largo de cinco siglos, en tres fases diferentes, que muestran la evolución de la ocupación del mundo rural desde los momentos altoimperiales hasta el final del imperio. El delegado territorial de la Junta en Palencia, Luis Domingo González, visitó ayer el yacimiento para conocer el avance de la intervención.

La excavación arqueológica en Ampudia, que ha contado con una subvención de la Junta de 5.980 euros, se encuentra en la zona donde se presupone la existencia de los restos del área residencial. También ha contado con una subvención de 3.000 euros de la Diputación, que ha servido para que el Ayuntamiento de Ampudia gestione la contratación de un grupo de operarios.

Los trabajos, que finalizan este miércoles bajo la dirección de los arqueólogos Arturo Balado y Ana Belén Martínez, se han planteado a partir de la realización de dos catas que abarcan una extensión de 45 metros cuadrados. El yacimiento arqueológico el Picón de Castrillo es una villa romana que fue objeto de diversos trabajos de excavación entre los años 2001 y 2005 en un pequeño sector del yacimiento. Estas excavaciones anteriores se habían centrado en el sector más oriental de las ruinas observadas desde el aire, sin haber podido intervenir en la zona occidental, que presenta una tipología completamente diferente en la que se pueden recoger datos novedosos sobre la ocupación de la zona. El estudio quedó inconcluso tras el cese de las intervenciones arqueológicas en 2005 y la mayor parte de las estructuras de la villa están pendientes de ser excavadas.

La importancia de este yacimiento estriba en la posibilidad que ofrece para rastrear un asentamiento ocupado a lo largo de cinco siglos, que muestran la evolución de la ocupación del mundo rural desde los momentos altoimperiales hasta el final del imperio.

Luis Domingo González, junto con el diputado provincial de villas romanas, Javier Villafruela, conoció los trabajos arqueológicos de El Picón de Castrillo con lo que cerró el programa de visitas a los campos de trabajo y excavaciones organizados en la campaña arqueológica de verano en la provincia de Palencia.