La quiebra de una agencia de viajes de Palencia alarma a clientes con reservas pendientes

  • La empresa asegura que cuenta con un seguro de caución que cubrirá todo el dinero adelantado, pero los afectados han formulado ya denuncia

La quiebra de una agencia de viajes de la capital palentina ha generado gran alarma entre sus clientes con reservas pendientes, clientes que, en algunos casos, han presentado reclamaciones ante el Servicio Territorial de Turismo de la Junta y han formulado denuncia en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Palencia.

«Nosotros empezamos a mirar un viaje de luna de miel a Maldivas en febrero y adelantamos 3.600 euros en marzo, para más adelante hacer el resto del pago. Hace unos días nos pasamos por la agencia y estaba allí el propietario, que nos comentó que estaba en proceso de separación de su mujer, la otra dueña de la agencia y con quien habíamos contratado el viaje, pero nos tranquilizó, dijo que no pasaba nada, aunque sabíamos que había cerrado ya un negocio de hostelería que tenía. Pero ayer –por el miércoles– nos llamó una chica que tienen contratada en la agencia de viajes para que fuéramos y allí el dueño nos dijo que, cuando ha ido a hacer frente a los pagos, ha visto que no había dinero. Nos comentó que ha presentado una denuncia contra su exmujer por salidas de dinero de la cuenta y que tiene un seguro que cubrirá el dinero que adelantamos nosotros y otros clientes que había allí en la misma situación», incidía ayer uno de los damnificados por la quiebra de la agencia de viajes a dos semanas para su boda y veinte días para irse de luna de miel.

«La ley obliga en Castilla y León a las empresas de turismo a suscribir una póliza de responsabilidad civil y un seguro de caución que cubre hasta 60.100 euros. Nadie se va a quedar sin viajar o sin su dinero», comentaba ayer el propietario de la agencia, que recalcaba que en agosto convocará una junta de accionistas para acordar el cierre de la empresa y que acudirá a la vía judicial contra su exmujer por lo que entiende como apropiación indebida y administración desleal. Esta última, por su parte, asegura que él era el administrador único de la agencia, que ella no tenía acceso a las cuentas y que no se ha apropiado de ningún dinero.