Un enganchón con una zarza provocó la muerte del cazador en Hontoria

vídeo

La Guardia Civil y los servicios forenses, en el lugar del suceso. / ANTONIO QUINTERO

  • El suceso tuvo lugar durante una batida de conejos en la que participaban tres amigos

Un hombre de 61 años murió ayer domingo tras recibir un disparo accidental del arma de uno de los dos amigos con los que había acudido a una batida de conejos en la localidad palentina de Hontoria. El suceso tuvo lugar a las 11 de la mañana, cuando apenas había transcurrido una hora desde que los tres cazadores llegaron al coto. Según testigos, Cesáreo, uno de los cazadores, enganchó su arma de forma accidental en una zarza y, al girarse, se disparó el gatillo, con la mala suerte de que el perdigón fue a parar al costado de su íntimo amigo, Goyo, que se encontraba a corta distancia. «Me has matado» fue lo único que le dio tiempo a decir. Un equipo médico del centro de salud de Venta de Baños acudió al lugar del siniestro, pero solo pudo certificar su defunción.

La muerte de Gregorio Rodríguez causó una gran consternación en el municipio de Hontoria de Cerrato, donde Cesáreo vivía y Goyo pasaba los fines de semana y las vacaciones, e incluso muchas tardes se trasladaba desde la capital, donde residía. «Ayer estuvimos juntos en la bodega. Esta mañana, antes de venir para el coto, ha estado en el bar tomando un café. Nos parece increíble. La suerte es que no estuviera con él su hijo, que le gustaba venir también a cazar, porque hubiera sido horrible. Estamos totalmente consternados, y más en un día como el de hoy, en que celebraba su aniversario de boda, según nos estuvo contando», comentaba ayer un vecino de Hontoria.

Goyo, Cesáreo y otro amigo de Hontoria habían quedado para acudir a una batida de conejos en el coto del municipio cerrateño. Es una actividad cinegética que estaba autorizada por la Junta de Castilla y León para evitar una sobrepoblación de conejos y que ocasionen daños en los cultivos. La fórmula del popularmente conocido como ‘descaste de conejos’ es sencilla: en una madriguera se introduce un hurón y, cuando salen los conejos, se les dispara. La técnica exige al cazador estar a una distancia corta para que los perdigones puedan matar al animal. Ése fue, en opinión de algunos expertos cazadores, posiblemente uno de los factores de mala suerte: que Goyo se encontraba muy cerca de su amigo Cesáreo y, por ello, el alcance de los perdigones en el costado le produjo la muerte inmediata. Quizás, si hubiera estado solo unos metros más atrás, todo se hubiera reducido a heridas. Aunque no está confirmado, la escopeta podría ser del calibre 12 con perdigón del 10 dispersante.

Cesáreo, de 67 años y vecino de Hontoria de Cerrato, tuvo que ser trasladado en ambulancia al Hospital Río Carrión por el fuerte estado de ansiedad que sufría tras haberse disparado su arma contra su amigo del alma.El accidente tuvo lugar a las once de la mañana, no había transcurrido ni una hora desde que los tres cazadores habían llegado al coto. Dos horas más tarde, el coche fúnebre abandonaba el lugar de los hechos con el cuerpo sin vida de Goyo, después de que la Guardia Civil comenzara a instruir las obligadas diligencias y el juez ordenara el levantamiento del cadáver. En el lugar se encontraban numerosos vecinos del pueblo, que con su presencia querían dejar constancia de su apoyo a la familia del fallecido, así como varios efectivos de la Guardia Civil y familiares que acompañaron a la viuda hasta el lugar de los hechos. La mujer, que ayer celebraba su aniversario de boda, se encontraba trabajando en el Hospital Río Carrión cuando ocurrieron los hechos y algunos familiares y personas cercanas se acercaron a buscarla para contarle lo sucedido. En esos momentos se encontraban también intentando transmitir el lamentable suceso a los dos hijos de Goyo, aficionados también a la caza.

Tres días de luto

El Ayuntamiento de Hontoria tiene previsto reunir hoy a sus miembros para decretar tres días de luto en la localidad. «Ha sido una pérdida importante para el pueblo y queremos dejar constancia testimonial de ello con este gesto», indicó Óscar Pérez, teniente de alcalde de Hontoria de Cerrato. El cuerpo sin vida de Gregorio Rodríguez fue trasladado ayer al Tanatorio de Palencia, donde hoy se le practicará la autopsia. Por la tarde, está previsto celebrar su funeral a las 19:00 horas en Fuentes de Nava, su pueblo natal. La misa de familia, sin embargo, será mañana martes, a las seis de la tarde en Hontoria, el pueblo de su esposa pero que él llevaba dentro.

Al parecer, el fallecido se encontraba junto a otros dos cazadores, amigos suyos, embichando (cazando conejos con hurón) en una ladera del coto de Hontoria conocida como Los Pinos, cuando uno de ellos, tras enredarse con una zarza, se ha desestabilizado y la escopeta que portaba se ha disparado de forma accidental, impactando el disparo en el cuerpo de otro amigo. El autor del disparo, que está siendo atendido en el Servicio de Urgencias del Hospital Río Carrión, y el fallecido tienen residencia en Hontoria, localidad a la que están muy vinculados.

Temas