A la importancia de la patata de la Ojeda

Las amas de casa reparten las raciones de patatas con bacalao preparadas para 700 comensales.
Las amas de casa reparten las raciones de patatas con bacalao preparadas para 700 comensales. / nuria estalayo
  • Herrera de Pisuerga celebra una animada feria, con una destacada participación en los concursos de cocina

Muy concurrida. La Feria y Exaltación de la Patata celebrada en Herrera de Pisuerga ha estado muy animada a pesar de que la fiesta del Día de la Provincia en Torquemada pudo haber mermado la afluencia de público. Y es que a la Feria de la Patata no le faltaron animación ni participantes. Varias casetas se instalaron en la plaza del ayuntamiento herrerense con diferentes productos para tentar la cartera de los transeúntes: ajos, morcilla, cremas selectas, setas, embutidos, quesos, dulces y, naturalmente, patatas. Del mismo modo, otros puestos allí apostados entregaron a los visitantes pinchos y guisos realizados por los diferentes colectivos. La fiesta estuvo amenizada asimismo por la música de Charanguilar de la villa galletera y la actuación del grupo salmantino de folclore tradicional Mayalde.

Como cada año, la Asociación de Amas de Casa preparó grandes cantidades de patatas con bacalao para agasajar a viajeros y vecinos. Una veintena de personas participaron para la preparación de los 200 kilos de patatas y 225 kilos de bacalao, y la distribución de las 700 raciones que entregó este grupo de mujeres. Aunque no fueron las únicas que dieron de comer a los asistentes, ya que algunos grupos de la localidad y de fuera de ella prepararon diferentes platos, algunos presentados a los concursos y que después también compartieron.

La Asociación de Bolos Femeninos de Herrera se dividió en dos equipos para preparar varias pucheros y tortillas. El primero de ellos preparó unas ricas patatas con cebolla y ‘mucho cariño’, un potaje de patatas con garbanzos y la tortilla verde. Esta última, bien suculenta, «la típica tortilla de los años de la guerra, cuando se bañaba la tortilla en salsa verde», explicaban.

El segundo grupo femenino de bolos preparó buñuelos rellenos de patatas y manzanas, y tortilla de patatas, chorizo y níscalos. El grupo de la Amistad, también de la localidad, preparó dos tortillas: una con boletus y otra de picadillo.

Por su parte, los miembros del Centro de Iniciativas Turística (CIT) de Herrera presentaron una tortilla hecha con hongos y huevos escalfados. Y los dos grupos venidos del municipio cántabro de Camargo presentaron dos ollas de guisos. En ellos, acompañaron las patatas de calamares por un lado, y de chorizo, por otro. Igualmente, combinaron las tortillas con diferentes ingredientes, como fue el calabacín, la morcilla, los cangrejos y también los calamares.

Algunos de ellos lograron algunos de los premios de los concursos celebrados ese día. No obstante, el premio a la mejor tortilla fue a parar a Osorno, y fue presentada por Marcela Moreno, siguiendo la triunfadora una sencilla receta de huevos y patatas y, según aseguró su cocinera, sin cebolla. El segundo premio de este concurso se quedó en Herrera y concedió a la tortilla de Lucía Gómez, quien mezcló la tortilla de patatas con pollo y ali-oli.

El tercer premio fue a parar al grupo cántabro de manos de Tinuca Sánchez, que presentó la tortilla de calabacín. En total, el jurado tuvo que probar quince tortillas. Según se señalaba en las bases, todas ellas debían contemplar un tamaño de entre 6 y 8 raciones. Los galardones otorgados fueron de 75 euros para la ganadora, 60 para el segundo premio y de 45 para el tercero.

En el concurso de guisos, en cuya lista se anotaron un total de trece participantes, las normas pedían una cazuela con un mínimo de 15 raciones y los premios entregados fueron de 200 euros para la ganadora;150 para el segundo y 100 para el tercero.

El primer premio fue adjudicado a la herrerense Abigail Herrero con un plato muy local como fueron sus patatas a la importancia con cangrejo. El segundo premio y el tercero fueron a parar también a Cantabria con sus ollas ferroviarias de patata y calamar, presentadas por José Luis Fernández y Pedro Arconada, respectivamente. Este año, excepcionalmente, se abrió una nueva categoría de postre, y fueron premiados los deliciosos buñuelos rellenos de mousse y patata dulce, entregados por la vecina de la localidad Conchi Gonzalo.

A estos concursos, se añade además el de la patata de mayor tamaño, que este año contó con solo cuatro participantes, dos procedentes de Herrera y otros dos de Villaescusa de Ecla. Todos los ejemplares sobrepasaban el kilo y medio de peso, pero la patata ganadora, con un kilo seiscientos gramos, fue la hallada por el herrerense Alfredo López, que se llevó los 50 euros del premio.

Este tributo a la patata del Boedo y la Ojeda, que estuvo presentado por la periodista Elena García, contó como pregonero con el presentador televisivo José María Ruiz Ortega, procedente de Mazariegos y «una persona que lleva metido el campo en el cuerpo», como la presentadora resaltó.

El pregonero ensalzó la calidad de las patatas de esta zona, y abogó por dar a conocer este excelso tubérculo que fue introducido en Europa por los españoles. «Trajeron sin darse cuenta un valioso tesoro», aseguró Ortega, recordando que se convirtió en el alimento más importante de Europa salvando de la hombruna a muchas comunidades, y que actualmente no falta en los menús de los mejores cocineros, además de ser enormemente versátil, como bien se demostró en los platos presentados este día.

Igualmente, quiso el pregonero rememorar que al llegar la patata a esta comarca ayudó a que nadie pasara hambre y también contribuyó a elevar el nivel de vida de la zona, permitiendo que muchos jóvenes pudieran acceder a estudios superiores fuera de sus localidades.

Asimismo, aludió a la gran competencia de la que ahora tiene que hacer frente este producto con la formación en otras zonas de fincas más extensas que cuentan con grandes maquinaria, pero hizo hincapié al señalar que esos otros lugares no comercializan un producto con ese sabor tan especial que tienen las patatas de esta comarca. Por otro lado, hizo mención de los sabrosos y demandados platos que se elaboran con este apreciado ingrediente, destacando ese plato tan rico que se cocina en esta tierras palentinas, las patatas a la importancia, precisamente el guiso ganador de este año.

Por su parte, Gonzalo Ortega quiso a agradecer tanto a instituciones como a las empresas y colectivos por su colaboración a esta fiesta, y resaltó que este está siendo un buen año de la patata de Boedo-Ojeda. Detalló que la producción ha alcanzado los 45.000 kilogramos y, sobre todo ha mejorado, porque el precio ha subido el doble respecto al pasado año, el cual se situó entre los 8 y 10 céntimos de euro, estableciéndose en la actualidad en los 20 céntimos el kilogramo. No obstante, hizo una llamada para que se siga ayudando a estos productores con la oferta de buenos precios. «Actualmente quedan una veintena de productores en esta zona y hay que apoyarlos para que sigan con la siembra y los pueblos no se queden sin población», apuntó.