La doble hoguera

Dos vecinos, junto a una hoguera, el año pasado en Cardeñosa de Volpejera.
Dos vecinos, junto a una hoguera, el año pasado en Cardeñosa de Volpejera. / El Norte
  • Cardeñosa de Volpejera reúne a vecinosy visitantes en un programa que se repite durante dos fines de semana consecutivos

Las dos hogueras que Cardeñosa de Volpejera enciende en honor a San Juan durante dos viernes consecutivos son un símbolo de las fiestas de este municipio palentino. Las fiestas se suceden durante dos fines de semana para regalar doble alegría entre los vecinos y los numerosos visitantes que se acercan durante estos días a Cardeñosa para reencontrarse con sus raíces.

Los jóvenes del pueblo, que viven también su particular fiesta en torno a la peña con la que disfrutan en una bodega ubicada junto a la plaza, se implican mucho en la organización de las hogueras y en el posterior reparto de chorizos y panceta asada, tanto hoy como el próximo viernes. «Pero también lo hacen todos los vecinos», afirma orgulloso el alcalde, Francisco Javier Velasco, reelegido en el cargo en el que lleva muchos años, más de veinte, según dice sin poder concretarlo. En estos días, espera ya ese envidiable ambiente de cordialidad y de alegría que se vive en Cardeñosa de Volpejera, lugar de encuentro también para muchos oriundos que vuelven a lo que ha sido su casa, aunque ahora para muchos esté tan solo a 35 kilómetros, en la capital palentina.

El chorizo y la panceta no son los únicos alicientes gastronómicos de las fiestas, que también incluyen la organización de una gran paella, este sábado día 27, en el mesón del municipio.

Las fiestas, al coincidir ya con el inicio del verano, se viven en la calle. El programa no ha variado en los últimos años, «porque a la gente le gusta y pide casi siempre lo mismo», argumenta el alcalde, justificando la obra de teatro con la que arranca mañana el programa y otras actividades que tratan de divertir al público de todas las edades.

Tampoco ha habido que aplicar recortes en el programa de fiestas, porque Cardeñosa de Volpejera cuenta con el privilegio de tener unas arcas saneadas, según afirma también orgulloso el regidor. «Se hace lo que se puede, pero estamos bien económicamente», explica Velasco.

Junto a los actos festivos, también tienen importancia en el programa las celebraciones religiosas. Y es que la romería es muy participativa, porque en el pueblo hay mucha vocación hacia la Virgen de Arbas. El sábado, tras la misa en honor de San Juan, se procesiona con el santo hasta la ermita, y después se regresa hasta la iglesia parroquial ya con la Virgen de Arbas. Y será el sábado siguiente cuando los vecinos vuelvan a subir en procesión con la imagen hasta la ermita.

El programa tiene también preparada una sorpresa, que parece ser un autobús ecológico que hará las veces de tren turístico el sábado día 4.