El Norte de Castilla
Los partos de «baja intervención» llegan al hospital

Los partos de «baja intervención» llegan al hospital

  • Una sala especial para dar a luz de la forma más fisiológica y menos medicalizada posible se inaugura en Getafe, en la que la madre tiene libertad de movimientos y puede, incluso, personalizar su parto

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Un tipo de parto que reduce la medicalización para dar protagonismo a lo fisiológico, conocido como de «baja intervención» comienza a ofrecerse en un hospital público, el Universitario de Getafe. Este modelo requiere, sin embargo, una implicación muy alta por parte de la mujer, pues debe asumir una preparación previa para afrontar las contracciones.

«Las mujeres que optan por este tipo de partos son gestantes concienciadas en el uso de métodos alternativos para el dolor, como pelotas, lianas o espalderas, que suelen prepararse durante el embarazo», explica Beatriz Avilés, supervisora del paritorio del Hospital Universitario de Getafe. «Las embarazadas acuden a las clases de preparación al parto donde la matrona de atención primaria les explica e inicia en estos métodos. Estos elementos facilitan la movilidad y la libre adopción de postura que desee la mujer durante su proceso de parto contribuyendo así a aliviar el dolor y facilitando el descenso y encajamiento del bebé en la pelvis».

En el hospital, todo el proceso del parto (dilatación, alumbramiento y post-parto inmediato) se realiza en la misma habitación, una «sala especial», que permite que se estreche el vínculo afectivo entre la madre y el recién nacido desde el primer momento, al tiempo que se refuerza la implicación de la pareja en los cuidados del bebé en sus primeras horas. La sala dispone de los recursos necesarios «para que el nacimiento del bebé se efectúe de la forma más fisiológica, respetuosa y humanizada posible».

Además, las madres pueden diseñar su propio parto, para personalizarlo en lo posible, siempre con los límites de establecidos para garantizar la seguridad y el bienestar de la madre y el bebé, referido en el Plan de Parto del Ministerio de Sanidad.

«Varias personas han presentado su plan de parto, aunque la mayoría de las veces sus deseos se acogían a los que se plantean en el Plan de Parto», asegura Avilés. «Si la mujer tiene algún deseo que no esté incluido en este plan, se les aconseja presentar un escrito dirigido al Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología, donde se mantiene una entrevista con la gestante para valorar las posibilidades de llevarlo a cabo y se adjunta el informe en su historia».

En qué casos está indicado

Pero la seguridad prevalece sobre los deseos y este tipo de partos sólo está indicado en los casos de bajo riesgo. Desde la entrada de la parturienta, la asiste una matrona, siguiendo las recomendaciones de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), y se hace un control materno-fetal con el método de auscultación intermitente de la frecuencia cardiaca fetal (FCF), para no dificultar la libertad de movimiento de la mujer.

«En el caso del parto de baja intervención el control fetal, no se realiza mediante monitorización continua fetal, sino mediante auscultación intermitente precisando la presencia continua de una matrona en la sala para controlar el bienestar materno-fetal», refiere Avilés. «Los partos que se controlan con monitorización fetal continua permiten que la matrona atienda a más de una mujer durante el proceso del parto».

Para promover estas alternativas a la hora de dar a luz, el hospital de Getafe ofrece visitas guiadas a su maternidad, charlas sobre analgesia epidural y un régimen de visitas de «puertas abiertas» en la Unidad de Neonatología, entre otras iniciativas, para que así las embarazadas puedan tener suficiente información para tomar una elección. «Durante las visitas que realizamos los martes les explicamos los pasos que irán siguiendo desde su entrada en la urgencia hasta su llegada a la planta tras el parto», explica Avilés. «Les enseñamos los boxes de urgencias, las dilataciones, la sala del parto de baja intervención y las habitaciones de la planta de obstetricia. Les contamos lo que necesitan traer al hospital y resolvemos las dudas que nos plantean».