El Norte de Castilla

«Yo he sido acosador y no me he dado cuenta»

Viñeta de 'La patrulla Tucán'.
Viñeta de 'La patrulla Tucán'. / Dibbuks
  • Nico Naranjo, dibujante y guionista

  • «Al final, tienes una personalidad lo suficientemente fuerte como para que ante el acoso o las burlas las cosas te resbalan», aconseja Nico Naranjo, autor de 'La patrulla Tucán', un cómic sobre el 'bullying'

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

«Ahora es 'bullying' y supongo que hace 15 años era que tenías que espabilar», comienza Nico Naranjo para hablar del acoso escolar. «Antes se normalizaba y ahora es algo que con todo el tema de los suicidios se pone esto en alza. Es igual que con el machismo, que no somos capaces hasta que ocurre una muerte de decir :"Eh, eh, eh, que este problema lleva mucho tiempo aquí y hay que erradicarlo". Con el 'bullying' el suicidio nos ha puesto alerta y es ahora cuando decimos: "¡Madre mía, esto hay que pararlo!", pero esto es sólo la punta del iceberg», señala Nico Naranjo, el autor de 'La patrulla Tucán' (Dibbuks), un tebeo en el que un niño de 10 años tiene que afrontar sus miedos como el nuevo de un grupo en un campamento.

El dibujante argumenta con su experiencia como punto de partida porque durante los últimos 20 años ha formado parte de los grupos 'scouts' como educado y como educador. Así, a Nico Naranjo, su formación y el trabajo casi diario con los jóvenes le permiten observar las diferentes maneras de afrontar el conflicto. «Creo que hay dos soluciones. La primera, que es de la que habla toda 'La patrulla Tucán', que es empoderarse, darte cuenta de quién eres y que no te afecten las cosas, construirte no una coraza sino lo suficientemente fuerte como para relativizar, para que te resbale», apunta. «Al final, tienes una personalidad lo suficientemente fuerte como para que ante el acoso o las burlas las cosas te resbalan», dice sereno y amigable como cuando se dirige a los chavales reales de su grupo. «Lo segundo, que es un tema del que no se habla en 'La patrulla Tucán', es el tema los observadores, de ese tercer rol. Está el agresor, la víctima y el observador. Y es lo que se está haciendo ahora en las escuelas y en los centros. Es la técnica más nueva, se le da mucho poder al observador y que la masa sea la que frene al agresor», explica el autor antes de recordar: «Quien más, quien menos, los tres roles lo hemos vivido».

Naranjo ha reunido con sus lápices y su guion varias situaciones personales vividas por él, por sus compañeros y por los miembros reales de su patrulla fuera del tebeo para elaborar un relato de ficción en el que cualquiera se pudiera identificar con quienes rodean al protagonista o con el acosado. «Muchas de las cosas que le suceden a Nuevo (protagonista del tebeo) me han ocurrido a mí», avanza. «La broma de que Nuevo (el protagonista) de que nuevo se mea en el saco es porque yo me meé en el saco hasta que tenía 15 años o así. Claro, en el instituto podía decir nada eso y en los 'scouts' conseguí normalizarlo enseguida. Si yo me meaba en el saco despertaba que tenía al lado, me ayudaba a tender saco y me metía en su saco y ya está», confiesa el autor.

No obstante, Naranjo tampoco quiere que se cite a la organización en la que trabaja como un lugar exento de acosos. «Ocurre en todos los sitios. En los 'scouts' es menor porque se genera un ambiente de mucho compañerismo entre los chavales enseguida y siempre está supervisado por los adultos en un entorno muy amigo. Pero igualmente es muy difícil que entre uno nuevo en el grupo. Es una situación que se da un montón en todos los lados: en el colegio o en las extraescolares o en los equipos de fútbol».

El autor de 'La patrulla Tucán' apuesta por una solución individual ante un entorno que es probable que desconozca que está ayudando al 'bullying'. «Yo he sido acosador y no me he dado cuenta», reconoce cuando señala alguna de las burlas o bromas de la historieta que en ocasiones sirven para hacer grupo y en otras presionan al damnificado. «No hay nadie que sea malo de por sí en el tebeo», añade Naranjo sobre el contexto. Pero hay acoso indirecto en la ficción y en la vida real. La gracia de llamar 'nuevo' a quien se incorporaba a las patrullas estalló el día en que uno de los preadolescentes pidió que no se le nombrara así porque se sentía señalado. Le estalló aquella situación de manera imprevista, pero puedo aprender de la experiencia para estar atento a un posible error similar.

Viñeta de 'La Patrulla Tucán'.

Viñeta de 'La Patrulla Tucán'. / Dibbuks

Pero Naranjo no ofrece un relato suavizado para quien debe buscar una salida al acoso: «No intentaba ser condescendiente con ningún tema. No era ni Calliou ni Peppa Pig, ni estaba masticado, deglutido o diseñado para audiencias infantiles sino que es una historia que pueden disfrutar los niños pero no está pintado de azul y rosa para ellos para hacer desaparecer la palabra dolor». Defiende la madurez y la adquisición de responsabilidades desde muy pequeños para prepararse. También avisa a los adultos para que lean el tebeo hasta el final: «Si soy un padre y me dice mí hijo que se ha comprado un tebeo y veo que empieza con la frase "El dolor es algo psicológico" pues le digo "Tira, tira". Pero es que el argumento está en esa frase y es que el miedo es una razón para seguir adelante, para superarse a sí mismo. Miedo y dolor son dos palabras que nos pegan, pero existen y tenemos que aprender a lidiar con ellas. Si es algo psicológico es algo que tienes que superar y no me refiero solo a lo físico sino a lo emocional».

Con su cómic autoconclusivo el artista y monitor intenta añadir una ayuda más contra el acoso gracias a sus palabras y a sus dibujos. De hecho, Nico Naranjo ha ido más allá porque durante sus presentaciones prefiere desarrollar talleres con los jóvenes antes de que lean su tebeo. Los lápices le ayudan a dar la lección. «Lo primero que dibujamos es a qué tienen miedo. Los chavales dibujan arañas, payasos, a sus padres, matemáticas o acelgas. Tiene que ser divertido. Hablamos de para qué sirven las cosas que nos dan miedo, dibujamos al niño al lado para reírse de sus miedos y así puede superarlos. Cada uno se lleva media moraleja de la actividad y no sólo el cómic firmado».

Empieza Ficómic y me encuentro esto! Hurra por dibbuks y los posters gigantes!!

Una publicación compartida de Nico Naranjo (@niconaranjoart) el