Lavar al niño las manos con agua y jabón con frecuencia es uno de los consejos de los expertos.
Lavar al niño las manos con agua y jabón con frecuencia es uno de los consejos de los expertos. / AFP

Contra la gripe, 12 fáciles trucos

  • Consejos de la AEP

  • Ante la falta de tratamiento de la epidemia, sólo se puede aliviar el malestar del niño, vigilar para que no aparezcan complicaciones y combatir el contagio

La gripe es producida por un virus, y puede presentarse con fiebre, a veces elevada, y síntomas de las vías respiratorias durante una o dos semanas, como tos, ronquera, dolor de garganta, obstrucción nasal, moqueo, en algunos casos ruidos de pitos al respirar. En ocasiones, también puede haber vómitos y diarrea. A pesar de su prevalencia, no tiene tratamiento y los antibióticos no sirven para curarla.

Al no tener tratamiento, sólo se puede aliviar las molestias y la fiebre, prevenir en lo posible las complicaciones y cuidar al enfermo. Para enfrentarla, la Asociación Española de Pediatría ha elaborado un decálogo para prevenir el contagio y aconsejar la mejor manera de actuar frente a la epidemia.

Consejos para los padres

1. Nunca administrar ácido acetilsalicílico ni otros medicamentos antigripales que lo contengan.

2. Se desaconseja el uso de anticatarrales y antitusivos en niños. En caso de hacerlo, hay que contar con la indicación médica y tener mucha precaución.

3. No compartir objetos utilizados por alguien enfermo, mucho menos vasos, utensilios para comer, toallas o cepillos de dientes. La gripe es muy contagiosa.

4. Evitar el contacto con otras personas si se está enfermo.

5. Al toser o estornudar utilizar pañuelos, preferiblemente desechables, para cubrir la boca y nariz. Los pañuelos utilizados deben tirarse a la basura.

6. Lavar las manos de los niños con agua y jabón con frecuencia, especialmente después de toser y estornudar, tras sonarse y tocarse la nariz o la boca, antes y después de cada comida.

7. Aprender a lavarse las manos: mojarlas con agua, aplicar el jabón y frotar las manos limpiando entre los dedos y bajo las uñas, aclarar con abundante agua corriente y secar las manos con una toalla.

8. Tomar líquidos con frecuencia.

9. Ventilar las habitaciones y los espacios cerrados.

10. Cuando el niño está enfermo es mejor se quede en casa, al menos hasta 24 horas después de que desaparezca la fiebre.

11. Usar la vacuna de la gripe. Puede usarse a partir de los 6 meses de edad. En caso de ser propenso a complicaciones (asma, diabetes, algunas enfermedades renales, enfermedades del sistema inmunológico), se recomienda la vacunación anual. La vacuna de la gripe es muy segura y sus efectos secundarios suelen ser locales (dolor y enrojecimiento en el sitio de la inyección) o generales leves (fiebre, malestar...). Son excepcionales otro tipo de reacciones, como disminución de las plaquetas o complicaciones neurológicas.

12. Consultar al médico si la fiebre es elevada o persistente, se está muy irritable o adormilado, presenta mal aspecto general o dificultad para respirar o si aparece una erupción en la piel.