Investigan la muerte de un colombiano que iba a ser juzgado por tráfico de drogas en Albacete

Imagen que la familia distribuyó cuando desapareció./
Imagen que la familia distribuyó cuando desapareció.

Había llegado a un acuerdo con la Fiscalía para no ingresar en prisión

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Las fuerzas de seguridad están investigando la extraña muerte de Jairo Roland Arcos Sandoval, un ciudadano colombiano de 36 años cuyo cadáver fue rescatado del río Júcar a su paso por Jorquera (Albacete) en la noche del pasado miércoles. Jairo tenía que haber acudido a declarar como acusado a un juicio en Albacete el pasado martes por tráfico de cocaína junto a otros cinco procesados que sí fueron juzgados pero desapareció cuatro días antes.

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis, según ha informado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ya que el acusado había llegado a un acuerdo con la Fiscalía. Así, a cambio de reconocer los hechos, se le rebajaba la petición de pena a 3 años de cárcel. Como ya había pasado uno en prisión preventiva, hubiera quedado en libertad.

Sin embargo, Jairo no se presentó al juicio porque el viernes anterior había desaparecido de su domicilio en Albacete. Estaba cuidando de sus hijos en su piso de esta capital cuando decidió salir a la calle. Desde entonces nada se sabía de su paradero hasta que en la noche del 20 de septiembre su cadáver apareció flotando en el río Júcar a más de 40 kilómetros de la ciudad de Albacete. Aunque aparentemente no presentaba signos exteriores de violencia, no se descarta que hubiera sido asesinado. El caso lo instruye el Juzgado número 2 de Albacete, que ha decretado secreto de sumario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos