Sin heridos graves tras desplomarse el ficus de la plaza de Santo Domingo de Murcia

La sección del ficus desplomada. / Edu Botella

Una herida leve y dos crisis de ansiedad, último balance por la caída de parte del árbol

REDACCIÓNMurcia

Varias ramas de gran tamaño del centenario ficus de Santo Domingo de Murcia se desplomaron este viernes, sobre las 13.00 horas, encima de las mesas de una de las terrazas de la plaza, según informaron testigos del incidente. El gran tamaño de las ramas, que se estima que pesan entre 12 y 15 toneladas, ha hecho que la estructura protectora que rodea al árbol se haya doblado y haya cedido.

Pese a la espectacularidad del accidente, no hay heridos graves, según cofirmaron fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias 112. Una menor, de 16 años, ha resultado herida en la cabeza aunque de carácter leve y otra chica ha tenido que ser atendida por una crisis de ansiedad. Vecinos y testigos coinciden en que "ha sido un milagro".

Los testigos explican que oyeron un ruido muy grande y han visto una nube de polvo en el momento en el que se ha desplomado el ficus. Las ramas se han derrumbado sobre la tercera planta del edificio y han ido cayendo lentamente hasta la puerta de una heladería, donde han quedado bloqueando la puerta. Esto ha permitido que quienes se encontraban en las terrazas pudieran escapar antes del desplome hasta el suelo del árbol, según explica Roberto, del café Martínez, ubicado en la céntrica plaza.

Han sido los propios vecinos y los trabajadores quienes han ido levantando ramas y toldos para buscar a posibles atrapados bajo el árbol. En el lugar del suceso se encuentran varias ambulancias y efectivos de la Policía Local de Murcia.

«Me ha dado un vuelco el corazón»

Yo estaba atendiendo en la caja y he oído un ruido muy fuerte. He oído como se resquebrajaba", aseguró Mariano Guillén, uno de los trabajadores del bar Tombalaire, situado en la plaza. "He visto cómo caía el árbol y me ha dado un vuelco el corazón". Abriéndose paso en una nube de polvo, este joven, junto a otros tantos trabajadores y vecinos de la zona, comenzó a retirar ramas para ver si había algún herido. "No había nadie", sostenía aliviado. "Si llega a ser a las ocho de la tarde se lía gorda".

Como a él, también a los abogados Javier López, José Mateos y Ana Moreno, el desplome del ficus les pilló trabajando, en su caso en el despacho MMB, en la misma plaza. "Hemos notado un temblor en el suelo", recordaban. "Cuando nos hemos asomado a la ventana se veía una nube de polvo blanco". Ellos también bajaron a la calle a echar una mano. "Se nos ha acercado un policía y nos ha preguntado si escuchábamos a alguien".

Roberto, propietario de la cafetería Martínez, fue otro de los trabajadores de la zona que acabaron con las manos ennegrecidas de retirar ramas para descartar la peor de las noticias. "Se ha oído un estruendo muy fuerte y ha dado tiempo a que la gente se refugiara en los locales", contaba aliviado.

En septiembre del año pasado cayó una gran rama sin que hubiera que lamentar heridos. Los técnicos achacaron entonces el suceso a "las altas temperaturas".

El árbol pasó la última de las revisiones periódicas a las que le somete una empresa externa contratada por el Consistorio hace cuatro semanas y no se detectó ninguna anomalía, según informaron fuentes del Ayuntamiento de Murcia.

En mayo de 2000, la caída de otra rama del mismo árbol le costó la vida a José Antonio Robles Belmonte, de 56 años, natural de Beniel y vecino del barrio del Infante.

Temas

Murcia

Fotos

Vídeos